domingo, 1 de abril de 2018

Lee el siguiente texto del Catecismo de la Iglesia Católica,



La Asunción de la Vírgen Marïa.

Así murió la Virgen María según San Juan Damasceno, Doctor de la Iglesia

“La Madre de Dios no murió de enfermedad, porque ella por no tener pecado original no tenía que recibir el castigo de la enfermedad.  Ella no murió de ancianidad, porque no tenía por qué envejecer, ya que a ella no le llegaba el castigo del pecado de los primeros padres: envejecer y acabarse por debilidad. Ella murió de amor.  Era tanto el deseo de irse al cielo donde estaba su Hijo, que este amor la hizo morir.

Unos catorce años después de la muerte de Jesús, cuando ya había empleado todo su tiempo en enseñar la religión del Salvador a pequeños y grandes, cuando había consolado tantas personas tristes y había ayudado a tantos enfermos y moribundos, hizo saber a los Apóstoles que ya se aproximaba la fecha de partir de este mundo para la eternidad.
Los Apóstoles la amaban como a la más bondadosa de todas las madres y se apresuraron a viajar para recibir de sus maternales labios sus últimos consejos, y de sus sacrosantas manos su última bendición.

Fueron llegando, y con lágrimas copiosas, y de rodillas, besaron esas manos santas que tantas veces los habían bendecido. Para cada uno de ellos tuvo la excelsa Señora palabras de consuelo y de esperanza.  Y luego, como quien se duerme en el más plácido de los sueños, fue Ella cerrando santamente sus ojos; y su alma, mil veces bendita, partió a la eternidad.

La noticia cundió por toda la ciudad, y no hubo un cristiano que no viniera a llorar junto a su cuerpo , como por la muerte de la propia madre. Su entierro más parecía una procesión de Pascua que un funeral.  Todos cantaban el Aleluya con la más firme esperanza de que ahora tenían una poderosísima Protectora en el cielo, para interceder por cada uno de los discípulos de Jesús.

En el aire se sentían suavísimos pero fuertes aromas, y parecía escuchar cada uno, armonías de músicas muy suaves. Pero, Tomás Apóstol, no había alcanzado a llegar a tiempo. Cuando arribó ya habían vuelto de sepultar a la Santísima Madre.

Pedro, – dijo Tomás- No me puedes negar el gran favor de poder ir a la tumba de mi madre amabilísima y darle un último beso a esas manos santas que tantas veces me bendijeron. Y Pedro aceptó.

Se fueron todos hacia el Santo Sepulcro, y cuando ya estaban cerca empezaron a sentir de nuevo suavísimos aromas en el ambiente y armoniosas músicas en el aire.

Abrieron el sepulcro y en vez de ver el cuerpo de la Vírgen encontraron solamente…una gran cantidad de flores muy hermosas.  Jesucristo había venido, había resucitado a Su Madre Santísima y la había llevado al cielo.

Esto es lo que llamamos La Asunción de la Vírgen Marïa. 

Y quien de nosotros, si tuviera los poderes del Hijo de Dios, no hubiera hecho lo mismo con su propia Madre?”
*Señor mi Dios, Tú conoces lo que hay en cada corazón y conoces cada historia. Te pido humildemente este día por mi país, tú conoces nuestra gente, nuestras necesidades, nuestras alegrías, temores y sufrimientos, conoces nuestras luchas de cada día y conoces que es lo mejor para cada uno de nosotros. Llénanos de tu espíritu, permítenos encontrar la Paz en el Alma, permite que te encontremos y seas _Tú_ quien gobiernes el corazón de cada venezolano. Perdónanos si te hemos ofendido, pero escúchanos:  Señor, _VENEZUELA te necesita._ Cambia la escasez por Abundancia, el odio por Amor, cambia la ofensa por Perdón, cambia la tristeza por Alegría, cambia la guerra por la Paz, cambia el dolor por esperanza; sé tú  Señor nuestro guía, ilumina nuestro camino, ilumina a los Venezolanos. LIBERANOS Señor! En el nombre de Jesús, Amén*

Esta Oración es para pedir por nuestro País, envíala por favor y haz que recorra cada rincón de nuestro País . *Amén*

miércoles, 28 de marzo de 2018

PASION MUERTE Y RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO escrito por LUIS ALBERTO MACHADO SANZ

PASION MUERTE Y RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
 escrito por LUIS ALBERTO MACHADO SANZ
Abogado 
                          machadosanz@gmail.com
                                 @caballitonoble 
I) Recientemente escribimos “El juicio a Jesús: la injusta condena a muerte de un inocente”
Frente  este escrito recibimos por parte de Raúl Sanz Machado, mi tío, un correo electrónico que contiene el interesante relato de la muerte de Poncio Pilato, narrado por el mismísimo emperador Tiberio, relato muy poco conocido.
Por otra parte, en el presente trabajo vamos a añadir como parte integral de este trabajo, el interesantísimo e histórico relato del emperador Tiberio que acabamos de comentar en relación a cómo cómo fue la muerte de Poncio Pilato (la injusticia que cometió Pilato le trajo  severas consecuencias). 
II-En el juicio a Jesús veremos que nuestro Señor Jesucristo no negoció con Anás y Caifás, tampoco negoció con Herodes y tampoco negoció con Poncio Pilatos. En el juicio a Jesús hubo dos partes: 

El juicio religioso y el juicio político, antes de entrar a analizar el juicio a Jesús, lo primero  que hay que decir del juicio a Jesús es que se pudiera resumir con la siguiente expresión: 

La injusta condena de Jesús es la horrenda condena de un inocente, inocente entre los inocentes. 

A) En el juicio religioso los judíos se centraron en que era “blasfemo” ya que se autodefinió como Dios y la blasfemia era castigada por los judíos con la pena de muerte (“Todos dijeron: «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?» Jesús contestó: «Dicen bien, yo soy.». Lucas 22: 70-71). Es de notar que era imposible que Jesús blasfemara porque decía que la verdad porque al decir “yo soy Dios” decía la verdad. De ahí el dicho que “por la verdad murió Cristo”, por decir la verdad que es Dios. 

B) En el juicio político se centraron en que era “Rey” ("37.Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»". Juan 18: 37). Por lo tanto, supuestamente atentaba contra el César (“Pilato todavía buscaba la manera de dejarlo en libertad. Pero los judíos gritaban: «Si lo dejas en libertad, no eres amigo del César; el que se proclama rey se rebela contra el César.» Juan. 19: 12). Esto último es una de las innumerables injusticias que se cometieron en el juicio a Jesús ya que jamás atentó contra el César, Jesús dijo “dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Lucas 20: 25. 
II) En este punto vamos a profundizar en el juicio religioso:
Anás era suegro de Caifás. Antes de llevar a Jesús donde Caifás, lo llevaron donde Anás: 

12. Entonces la cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, le ataron 13.y le llevaron primero a casa de Anás, pues era suegro de Caifás, el Sumo Sacerdote de aquel año." Juan 18: 12

Anás era suegro de Caifás. Luego de Anás, Jesús fue llevado donde Caifás:
Luego de Anás, Jesús fue llevado donde Caifás: "49.Entonces habló uno de ellos, Caifás, que era el sumo sacerdote aquel año, y dijo: «Ustedes no entienden nada. 50. No se dan cuenta de que es mejor que muera un solo hombre por el pueblo y no que perezca toda la nación.» 51. Estas palabras de Caifás no venían de sí mismo, sino que, como era sumo sacerdote aquel año, profetizó en aquel momento; Jesús iba a morir por la nación; 52.y no sólo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios que estaban dispersos. 53. Y desde ese día estuvieron decididos a matarlo." Juan 11: 49-53

"57.Los que tomaron preso a Jesús lo llevaron a casa del sumo sacerdote Caifás, donde se habían reunido los maestros de la Ley y las autoridades judías."  Mateo 26: 57
No podemos pasar por alto que durante el juicio religioso Jesús nunca contestó mal ni tuvo ninguna destemplanza, ni trató mal a nadie, a pesar de todo lo mucho que Jesús sufrió, hay que decir que Jesús nunca perdió la caballerosidad, el respeto, la consideración y el buen trato (fue firme, valiente, claro y categórico en su defensa pero eso no le impidió ser respetuoso, considerado: a pasar de todos inmensos sufrimientos y agonías, no dijo ni una sola palabra ni tuvo una expresión desconsiderada). Veamos: 
 “Cuando dijo esto, uno de los alguaciles que estaba cerca, dio una bofetada a Jesús, diciendo: ¿Así respondes al sumo sacerdote? Jesús le respondió: Si he hablado mal,  da testimonio de lo que he hablado pero si hablé bien, ¿por qué me pegas? 
Anás entonces le envió atado a Caifás, el sumo sacerdote”.  Juan 18:22-24. 
Citemos ahora a San Mateo:
“Finalmente, Caifás se levantó y le dijo: "Te conjuro por el Dios vivo que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios". Jesús le responde: "Tú lo has dicho. Os aseguro, en adelante veréis al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso y viniendo sobre las nubes del cielo". Entonces el gran sacerdote se rasgó los vestidos, exclamando: " ¡Ha blasfemado! ¿Para qué queremos más testigos? Ahora mismo acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué os parece?" Ellos respondieron: " Reo es de muerte" (Mt 26,62-66).

En el lenguaje judío el decir "Tú lo has dicho” era lo mismo que decir “yo soy”, tal como expresamente lo dice San Marcos:

"Pero él guardaba silencio y no contestaba. De nuevo el Sumo Sacerdote le preguntó: «¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios Bendito?» Jesús respondió: «Yo soy, y un día verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha de Dios poderoso y viniendo en medio de las nubes del cielo.» Marcos 14: 61-62. 
E igualmente, en relación a “yo soy”, en el Evangelio de San Lucas, leemos lo siguiente:
“Cuando amaneció, se reunieron los jefes de los judíos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley, y mandaron traer a Jesús ante su Consejo. Le interrogaron: «¿Eres tú el Cristo? Respóndenos». Jesús respondió: «Si se lo digo, ustedes no me creerán, y si les hago alguna pregunta, ustedes no me contestarán. Desde ahora, sin embargo, el 
Hijo del Hombre estará sentado a la derecha del Dios Poderoso.» Todos dijeron: «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?» Jesús contestó: «Dicen bien, yo soy.» Ellos dijeron: «¿Para qué buscar otro testimonio? Nosotros mismos lo hemos oído de su boca.» Lucas 22:66-71
Jesús le preguntó Caifás que dijera bajo juramento si era Dios o no. Si decía que sí, era reo de blasfemia. Luego, merecía la muerte. Y dijo que sí. Dijo: "Yo Soy Dios". En consecuencia, Caifás y los judíos lo declaran reo de muerte. 

Vemos que teóricamente hablando, nuestro Señor Jesucristo se pudo haber salvado. Todo lo que tenía que haber hecho era negar su divinidad, o negociarla. Pero no hizo ninguna de las anteriores. No podía negar la verdad de su Divinidad ni tampoco negociarla (fue lo que antes comentamos).Dice el Santo Evangelio de San Mateo que fue la envidia la motivación para matar a Jesús.

“Con ocasión de la Pascua, el gobernador tenía la costumbre de dejar en libertad a un condenado, a elección de la gente. De hecho el pueblo tenía entonces un detenido famoso, llamado Barrabás. Cuando se juntó toda la gente, Pilato les dijo: «¿A quién quieren que deje libre, a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?» Porque sabía que le habían entregado a Jesús por envidia”. Mateo. 27: 15-18. Más adelante hablaremos de lo que pasó con Barrabás. Por envidia Caín mató a Abel y por envidia los hijos de Jacob vendieron a su hermano José.

Antes de terminar de analizar el juicio religioso y pasar al juicio político notemos que hay dos hechos llamativos en el juicio religioso que son los siguientes:
Caifás, Anás y demás judíos condenan a muerte a Jesús por “blasfemo” pero tienen que acudir al procurador romano, Poncio Pilatos porque los romanos le había quitado a los judíos la facultad de aplicar la pena de muerte y veremos como Poncio Pilatos por cobardía lo condena a muerte mediante la muy famosa “lavada de manos”. Ahora bien son los romanos los  que terminan reconociendo a Jesús como Dios, veamos:
"50.Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, exhaló el espíritu. 51. En esto, el velo del Santuario se rasgó en dos, de arriba abajo; tembló la tierra y las rocas se hendieron. 52. Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos difuntos resucitaron. 53. Y, saliendo de los sepulcros después de la resurrección de él, entraron en la Ciudad Santa y se aparecieron a muchos. 54. Por su parte, el centurión y los que con él estaban guardando a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: «Verdaderamente éste era Hijo de Dios.»". Mateo 27: 50-54.
Lo otro que hay que distinguir es que el bien tiene grados: entre las cosas buenas y las acciones buenas, hay cosas y acciones mejores que otras. El mal también tiene grados: entre las cosas malas y las acciones malas, hay cosas y acciones peores que otras; lo anterior es un asunto de justicia, por eso hay jerarquías entre los premios y los castigos, en efecto:
A mayor virtud, mayor premio, a mayor obra buena, mayor premio; a mayor pecado, mayor castigo o pena, a mayor injusticia, mayor castigo o pena.

En el injusto juicio a Jesús hubo pecados mayores y pecados menores, veamos: 
“8.Cuando oyó Pilato estas palabras, se atemorizó aún más. 9. Volvió a entrar en el pretorio y dijo a Jesús: «¿De dónde eres tú?» Pero Jesús no le dio respuesta. 10. Le dijo Pilato: «¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?» 11. Respondió Jesús: «No tendrías contra mí ningún poder, si no se te hubiera dado de arriba; por eso, el que me ha entregado a ti tiene mayor pecado que tú.»" Juan 19: 8-11

III) Vamos a analizar el juicio político que se le hizo a Jesús, en esto uno de los protagonistas más importantes fue Poncio Pilato:
A)"28.De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada. Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua. 29. Salió entonces Pilato fuera donde ellos y dijo: «¿Qué acusación traéis contra este hombre?» 30. Ellos le respondieron: «Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado.» 31. Pilato replicó: «Tomadle vosotros y juzgadle según vuestra Ley.» Los judíos replicaron: «Nosotros no podemos dar muerte a nadie.» 32. Así se cumpliría lo que había dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir”. "Juan 18-28-32.

Un autor anónimo comenta los anteriores hechos de la siguiente manera:
«¿Acaso soy yo judío?» que viene a significar: «¿Qué me importan a mí las cuestiones religiosas?». (Jn, 18, 35). Ante él los rabinos cambian la acusación: «Levanta al pueblo prohibiendo pagar tributos al César y dice ser el Mesías-rey» (Lc, 23, 2)… Ninguna de las acusaciones era cierta y Pilatos lo sabía: «Conocía que por envidia se lo habían entregado los príncipes de los sacerdotes» (Mc, 15, 10). Y se da cuenta de que quieren utilizarle como instrumento para sus propios fines… Cristo no ordenaba ni prohibía los tributos. Y, por otro lado, tras la primera multiplicación de los panes, cuando la gente quiere en verdad proclamarlo rey, Jesús se retira a orar, declinando el ofrecimiento y envía a sus discípulos a Betsaida, cruzando el lago de Genesaret, donde poco después, al reunirse con ellos, realizará el milagro de caminar sobre las aguas…” (Fin de la cita).
B) Por ello los judíos cambian la estrategia del juicio y ante Poncio Pilatos no van a acusar a Jesús de “blasfemo” sino de “insurrecto” y “sedicioso” contra el César por haberse proclamado “rey”. Para saber lo que vendrá después sigamos leyendo el Santo Evangelio: 
33. Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» 34. Respondió Jesús: «¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?» 35. Pilato respondió: «¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?» 36. Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí. "37.Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.» 38. Le dice Pilato: «¿Qué es la verdad?» Y, dicho esto, volvió a salir donde los judíos y les dijo: «Yo no encuentro ningún delito en él". Juan 18-33-38.

Vemos como Pilato proclama que es inocente pero le da miedo no condenarlo a muerte y en consecuencia apela a una primera estratagema y para ello se lo envía a Herodes, veamos:

"5.Pero ellos insistieron: «Está enseñando por todo el país de los judíos y sublevando al pueblo. Comenzó en Galilea y ha llegado hasta aquí.» 6. Al oír esto, Pilato preguntó si aquel hombre era galileo. 7. Cuando supo que Jesús pertenecía a la jurisdicción de Herodes, se lo envió, pues Herodes se hallaba también en Jerusalén por aquellos días.
8. Al ver a Jesús, Herodes se alegró mucho. Hacía tiempo que deseaba verlo por las cosas que oía de él, y esperaba que Jesús hiciera algún milagro en su presencia. 9. Le hizo, pues, un montón de preguntas. Pero Jesús no contestó nada, 10.mientras los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley permanecían frente a él y reiteraban sus acusaciones. 11. Herodes con su guardia lo trató con desprecio; para burlarse de él lo cubrió con un manto espléndido y lo devolvió a Pilato. 12. Y ese mismo día Herodes y Pilato, que eran enemigos, se hicieron amigos." Lucas 23. 5-12
El autor anónimo antes citado comenta este pasaje de Herodes y Jesús narrado en el  Santo Evangelio, de la siguiente manera: 
 “Pilatos, al enterarse de que Cristo es galileo, trata de quitarse de encima tan enojoso asunto y lo envía a Herodes, aprovechando la estancia de éste en Jerusalén. Espera que éste, al absolver a Jesús, ratifique ante el pueblo su declaración de inocencia, pues pensaba que si hubiera habido alguna culpa cierta en aquel alborotador de masas, Herodes –su juez natural– le hubiese antes aprehendido.

Herodes se alegra de tener ante él al autor de tan cacareados prodigios: «Esperaba ver de él alguna señal» (Lc, 23,8) y en su presencia los sanedritas repiten las mismas acusaciones; pero Jesús calla. Por eso Herodes, cansado de preguntas, lo devuelve a Pilatos. De otra parte, no quiere condenarle: el remordimiento por la forzada muerte de Juan Bautista y la popularidad de Cristo entre las masas, unido a que Pilatos tampoco había visto ninguna culpa, le hacen rechazar la acusación… 
Entonces idea la burla de la túnica: todos los aspirantes a ejercer en Roma una magistratura acostumbraban llevar una «túnica cándida» (de ahí deriva la palabra candidato) o vestido blanco que significase su deseo. Se la hace vestir con un doble fin: por un lado humilla así al que pretendía hacerse rey y, por otro, declara simbólicamente su inocencia del delito que se le imputa…
Herodes remite al acusado al procurador romano y se desentiende definitivamente del asunto”. (Fin de la cita).

Este episodio de la Pasión de Cristo lo comenta también la página web de Catholic. Net: 
“Dijo Pilato a los sumos sacerdotes y a la muchedumbre: No encuentro ningún delito en este hombre. Pero ellos insistían diciendo: Subleva al pueblo, enseñando por toda Judea, comenzando desde Galilea, hasta aquí"(Lc). Al oír la palabra Galilea se le hace una luz para solucionar ese enojoso problema: enviará a Jesús a que lo juzgue el rey de Galilea, que es Herodes. Y aquí comienza una nueva serie de injusticias que concluirá de mal modo.
Los soldados cogen a Jesús y lo llevan al palacio de Herodes que estaba cerca de la casa de Caifás en la parte alta de la ciudad. Todo el mundo en Jerusalén puede enterarse que Jesús ha sido detenido. El factor sorpresa pretendido por los sanedritas para matar a Jesús sin tumulto se ha perdido. Y comienza el cortejo, atravesando toda la ciudad en momentos en que la gente bulle de un lado a otro, todos se enteran.

Herodes "estaba también aquellos días en Jerusalén"(Lc). Y va a empezar el sorprendente proceso. "Herodes, al ver a Jesús, se alegró mucho, pues deseaba verlo hacía mucho tiempo, porque había oído muchas cosas acerca de Él y esperaba verle hacer algún milagro. Le preguntó con mucha locuacidad, pero Él no le respondió nada"(Lc).

La actitud de Cristo ante Herodes contrasta de nuevo, con la que tuvo ante Pilato. Jesús "no respondió nada" a la locuacidad del que le podía conseguir la libertad de sus acusadores. La postura del Salvador es de sencillez y, por otra parte, de severidad. Su silencio es como un castigo ejemplar por la conducta anterior de Herodes, y en el mismo juicio. Herodes quiere convertir a Jesús en protagonista principal de un espectáculo en un acto de frivolidad extraordinario.

"Herodes, junto con sus soldados, le despreció, se burló de él poniéndole un vestido blanco, y le envió a Pilato"(Lc)
Y..."Herodes y Pilatos se hicieron amigos aquel día, pues antes eran enemigos entre sí"(Lucas 23: 12). Va a ocurrir varias veces en este proceso que se hagan alianzas y amistades a causa de las injusticias cometidas contra el inocente. Durarán poco, pero da la impresión de que cada uno piensa en justificar la propia conducta con el hecho de que los otros también han obrado mal y contra todo derecho”. Fin de la cita. Tomado de “El juicio de Jesús. La Pasión de Jesús” de la página web de Catholic. Net:
http://es.catholic.net/op/articulos/17760/cat/709/10-el-juicio-de-jesus.html
Queremos resaltar lo siguiente: "Herodes y Pilatos se hicieron amigos aquel día, pues antes eran enemigos entre sí": a los malos los une la maldad que cometen. 
En todo lo anterior también se ve claro que Herodes también proclama la inocencia de Jesús.
C) Jesús vuelve donde Pilato. Vamos a volver a citar al autor anónimo
“Nuevamente en su presencia, Pilatos se debate en un mar de indecisiones; primero se jacta de «tener poder para soltarle o crucificarle» (Jn, 19, 10) y luego reconoce su inocencia: «No encuentro culpa alguna en este justo». «Me lo habéis entregado como alborotador del pueblo y, habiéndolo interrogado, no encuentro en él ninguno de los delitos que alegáis. Y ni aun Herodes, pues me lo habéis vuelto a enviar. Nada, pues, ha hecho que merezca la muerte» (fin de la cita).
Es decir, como antes dijimos: Pilatos y Herodes reconocen a Jesús como inocente. Vamos a ver ahora que hasta Judas Iscariote reconoció a Jesús como inocente:

"3.Cuando Judas, el traidor, supo que Jesús había sido condenado, se llenó de remordimientos y devolvió las treinta monedas de plata a los jefes de los sacerdotes y a los jefes judíos. 4. Les dijo: «He pecado: he entregado a la muerte a un inocente.» Ellos le contestaron: «¿Qué nos importa eso a nosotros? Es asunto tuyo.» 5. Entonces él, arrojando las monedas en el Templo, se marchó y fue a ahorcarse”. Mateo 27: 3-5.

D) Pilatos lo interroga y le pregunta si es el Rey de los Judíos, Jesús le dice que sí y añade lo siguiente:"

Mi reino no es de este mundo" (Juan 18:36).
“Entonces Pilato le dijo: — ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: —Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz.
Le dijo Pilato: — ¿Qué es la verdad? Habiendo dicho esto, salió de nuevo a los judíos y les dijo: —Yo no hallo ningún delito en él”. Juan, 18, 37. Nótese que Jesús no le contestó a Pilato.

E) No se puede pasar por alto que antes de Pilato entregarlo para que lo crucificaran lo mandó a azotar. Castigo terrible e inmisericorde en el que no pocos morían:
"1.Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. 2. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; 3.y, acercándose a él, le decían: «Salve, Rey de los judíos.” Y le daban bofetadas. 
Pilato volvió a salir y les dijo: «Miren, se lo traigo de nuevo fuera; sepan que no encuentro ningún delito en él.» Entonces salió Jesús fuera llevando la corona de espinos y el manto rojo. Pilato les dijo: «Aquí tenéis al hombre.». («Ecce Homo!»). San Juan. 19. 1-5
Pilatos presentó a Jesús hecho una llaga, un irreconocible  despojo humano  como había profetizado Isaías:

“No tenía brillo ni belleza para que nos fijáramos en él, y su apariencia no era como para cautivarnos. Despreciado por los hombres y marginado, hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento, semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara, no contaba para nada…Fue maltratado y él se humilló y no dijo nada, fue llevado cual cordero al matadero, como una oveja que permanece muda cuando la esquilan”. (Isaías  capítulo 53). 

F) Pilatos, que ya se ha dado cuenta que es inocente, intenta nuevamente salvarlo, para ello inventa  un  “referéndum” o un  “plebiscito” o como quiera que  eso se llame, lo que hoy en día algunos llamarían “apelar al pueblo”, o  “apelar a la consulta popular”, o “apelar al soberano”  para la escogencia entre Barrabás y Jesús, ya que era costumbre soltar un preso por la Pascua. Veamos como narra este episodio San Mateo:
“Con ocasión de la Pascua, el gobernador tenía la costumbre de dejar en libertad a un condenado, a elección de la gente.
De hecho el pueblo tenía entonces un detenido famoso, llamado Barrabás.
Cuando se juntó toda la gente, Pilato les dijo: « ¿A quién quieren que deje libre, a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?»
Porque sabía que le habían entregado a Jesús por envidia.
Mientras él estaba sentado en el tribunal, le mandó a decir su mujer: «No te metas con ese justo, porque hoy he sufrido mucho en sueños por su causa.»" 
Mientras tanto, los jefes de los sacerdotes y los jefes de los judíos persuadieron al gentío a que pidieran la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús. Cuando el gobernador volvió a preguntarles: « ¿A cuál de los dos quieren que les suelte?», ellos contestaron: «A Barrabás.» Mateo. 27: 15-21.
Queremos resaltar lo siguiente: “los jefes de los sacerdotes y los jefes de los judíos persuadieron al gentío a que pidieran la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús”.
De este episodio no solo resalta el “referéndum”, o el “plebiscito”  sino también que la mujer de Poncio Pilatos lo reconoce como inocente. Al llamar “justo” a Jesús lo reconoce como inocente. Poncio Pilato ni siquiera le hizo caso a su mujer:
Vamos a continuar con la narración que hace de este episodio San Lucas: 

"13.Pilato convocó a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo 14.y les dijo: «Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero yo le he interrogado delante de vosotros y no he hallado en este hombre ninguno de los delitos de que le acusáis. 15. Ni tampoco Herodes, porque nos lo ha remitido. Nada ha hecho, pues, que merezca la muerte. 16. Así que le castigaré y le soltaré.» 18. Toda la muchedumbre se puso a gritar a una: «¡Fuera ése, suéltanos a Barrabás!» 19. Este había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato. 
20. Pilato les habló de nuevo, intentando librar a Jesús, 21.pero ellos seguían gritando: «¡Crucifícale, crucifícale!» 22. Por tercera vez les dijo: «Pero ¿qué mal ha hecho éste? No encuentro en él ningún delito que merezca la muerte; así que le castigaré y le soltaré.» 23. Pero ellos insistían pidiendo a grandes voces que fuera crucificado y sus gritos eran cada vez más fuertes. 24. Pilato sentenció que se cumpliera su demanda. 25. Soltó, pues, al que habían pedido, el que estaba en la cárcel por motín y asesinato, y a Jesús se lo entregó a su voluntad." Lucas 23. 13-25   (resaltamos la siguiente expresión “Este” había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato”, “Este” es Barrabás).
San Juan también narra estos hechos. No olvidemos que Pilatos seguía insistiendo que no encontraba delito en Jesús. Pilatos pensó que viéndolo en un estado tan lastimoso y deplorable, sus enemigos, movidos por la piedad o satisfechos con el castigo ya infligido, desistirían de reclamar la pena de muerte para Jesús pero mientras más insistía Pilatos, más enfurecía a los judíos para que lo condenara a muerte, hasta que ponen a Pilatos contra la pared. Veamos lo que de esto nos dice el Santo Evangelio según San Juan:

“Pilato contestó: «Tómenlo ustedes y crucifíquenlo, pues yo no encuentro motivo para condenarlo.» Los judíos contestaron: «Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir, pues se ha proclamado Hijo de Dios.» Cuando Pilato escuchó esto, tuvo más miedo… Pilato todavía buscaba la manera de dejarlo en libertad. Pero los judíos gritaban: «Si lo dejas en libertad, no eres amigo del César; el que se proclama rey se rebela contra el César.» 
Al oír Pilato estas palabras, hizo salir a Jesús al lugar llamado el Enlosado, en hebreo Gábbata, y lo hizo sentar en la sede del tribunal. Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Pilato dijo a los judíos: «Aquí tienen a su rey.» Ellos gritaron: «¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícalo!» Pilato replicó: « ¿He de crucificar a su Rey?» Los jefes de los sacerdotes contestaron: «No tenemos más rey que el César….» San Juan. 19: 6-9. 12-15.
Al final Pilatos sucumbe por el miedo y la cobardía, y dicta la sentencia:

Entonces Pilato les entregó a Jesús y para que fuera puesto en cruz”.San Juan. 19.15

El mismo autor anónimo antes citado relata este hecho de la siguiente  manera:

“Pilatos, cogido entre la duda, el temor y la injusticia, es el símbolo de la suprema indecisión. Y, por mucho que se lave las manos, no podrá nunca borrar de su conciencia la tremenda responsabilidad de aquel asesinato. Por eso ha merecido entrar en el Credo litúrgico redactado por los Apóstoles: «Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos» y aquel funesto lavatorio habrá quedado como símbolo de la más triste cobardía para el resto de los siglos” (fin de la cita)


“El referéndum”, “el plebiscito”,  “la consulta al pueblo”,  “la consulta al soberano” o como se quiera llamar lo que hizo Poncio Pilatos, prueba que no es verdad aquello que dice que “el pueblo no se equivoca”. El pueblo sí se equivoca. No es verdad eso de "vox populi, vox Dei": "la voz del pueblo” no es “la voz de Dios”. En este caso, el pueblo, no solamente no fue la voz de Dios sino que pidió la muerte de Dios.  Acerca de Barrabás, San Marcos dice lo siguiente: 

 "7.Había uno, llamado Barrabás, que estaba encarcelado con aquellos sediciosos que en el motín habían cometido un asesinato." Marcos 15: 7.

 Resaltamos la palabra “sediciosos”. Hoy en día la palabra "sedicioso" es sinónimo de "golpista", “insurrecto”. Hay que tener esto muy en cuenta en relación a aquellos auto denominados como “iluminados”, “salvadores”, “vengadores” que no son otras cosa que “falsos profetas” y “lobos disfrazados de corderos” que dicen que ellos son “los representantes” de "la voz del pueblo, la voz de Dios”, y que por lo tanto “no se equivocan”, pretendiendo con esto decir que con ellos “manda el pueblo” y en consecuencia pretender sacar frutos y ventajas de orden político para en consecuencia poder llegar al poder y terminar convirtiéndose en sátrapas, dictadores y tiranos.   

 Pilato fue un cobarde, no se atrevió a liberar a Jesús que el mismo Pilato lo reconocía como inocente e incluso lo reconocía como inocente su misma mujer como antes citamos.

 IV) A pesar de toda la cobardía de Poncio Pilatos y que “la voz del pueblo” no fue “la voz de Dios” ya que  le pidieron a Pilato que condenara a “vuestro Rey”, la realeza de Jesús se terminó imponiendo. Veamos: 
"19.Pilato mandó escribir un letrero y ponerlo sobre la cruz. Estaba escrito: «Jesús el Nazareno, Rey de los judíos.» 20. Muchos judíos leyeron este letrero, pues el lugar donde Jesús fue crucificado estaba muy cerca de la ciudad. Además, estaba escrito en hebreo, latín y griego. 21. Los jefes de los sacerdotes dijeron a Pilato: «No escribas: "Rey de los Judíos", sino: "Este ha dicho: Yo soy el rey de los judíos".» 22. Pilato contestó: «Lo  escrito, escrito está.»". Juan 19: 19-22  
V) Jesús no negoció con Caifás, tampoco negoció con Poncio Pilato y tampoco con Herodes. Como antes mencionamos, a Caifás le contestó que era “Dios”, a Herodes le dijo que era “Rey” aunque aclaró que su reino no era de este mundo y a Herodes no le hizo el milagro circense que pretendía que le hiciera enseñándonos con este último que si bien en la vida hay momentos de hablar y defenderse mediante la palabra lo que toca defender, también hay momentos de callar y de no complacer indignidades como pretendía Herodes que le hiciera un milagro como si se tratara de un acto de magia en un circo.

En los tres casos se pudo haber salvado: negando o negociando su Divinidad, negando, o negociado su Realeza, o haciéndole un milagro circense a Herodes pero  prefirió morir que negar la verdad que era Dios, que era Rey o haciéndole a Herodes magia circense como  Herodes pretendía. 

O Jesucristo es Dios o no lo es, pero no puede ser medio “Dios”. Y si es Dios no puede negociar su Divinidad como en efecto era imposible que hiciera, lo mismo se aplica a su Realeza. Los Tres Reyes Magos le ofrecieron a Jesús, incienso como símbolo de su divinidad, oro como símbolo de su realeza y mirra como símbolo de su humanidad.

VI-Antes de morir, Jesús se quiso quedar con nosotros. Para ello, la noche del  jueves Santo instituyó  la Sagrada Eucaristía, tal cual lo dice el sacerdote en la Santa Misa:
“El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: 
"Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes". 
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dando gracias te bendijo, y lo pasó a sus discípulos, diciendo: 
"Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. 
Hagan esto en conmemoración mía".
Lo anterior tiene la siguiente base bíblica: 

"26.Mientras comían, Jesús tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen y coman; esto es mi cuerpo.» 27. Después tomó una copa, dio gracias y se la pasó diciendo: «Beban todos de ella: 28.esto es mi sangre, la sangre de la Alianza, que es derramada por una muchedumbre, para el perdón de sus pecados."  Mateo. 26: 28-28

“Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomad, este es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos”. Marcos 14: 22-24
"14.Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; 15.y les dijo: «Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; 16.porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» 17.Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; 18.porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» 19. Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» 20. De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros. "Lucas 22: 14-20
Ya Jesús lo había anunciado:
“48.Yo soy el pan de vida. 49. Sus antepasados comieron el maná en el desierto, pero murieron: 50.aquí tienen el pan que baja del cielo, para que lo coman y ya no mueran. 51. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y lo daré para la vida del mundo.» 52. Los judíos discutían entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer carne?» 53. Jesús les dijo: «En verdad les digo que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes. 54. El que come mi carne y bebe mi sangre vive de vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. 55. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. 56. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él." Juan, 6: 48-56
VII- Las Siete Palabras de Jesucristo en La Cruz fueron las siguientes:
 Primera Palabra:
"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34)
Segunda Palabra:
"Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23, 43)
Tercera Palabra:
"He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre" (Jn 19, 26)
Cuarta Palabra:
"Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27, 46)
 Quinta Palabra:
"Tengo sed" (Jn 19, 28)
Sexta Palabra:
"Todo está consumado" (Jn 19,30)
Séptima Palabra:
"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46).
VII) Vamos a poner la lupa en "Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23, 43): 
San Dimas también proclama la inocencia de Jesús. Anteriormente  vimos que también Herodes, Poncio Pilatos, la mujer de Poncio Pilatos y hasta Judas Iscariote proclamaron la inocencia de Jesús (a la manera de cada uno de ellos). 
San Dimas es el llamado “buen ladrón” y Gestas es el otro ladrón, ambos murieron junto a Jesús. Los evangelios los llaman “ladrones” pero también los llama “malhechores”. En el Calvario había tres cruces, la Cruz de Jesús, la Cruz de San Dimas y la cruz de Gestas.  Son varios los evangelistas que se ocupan de este asunto. Aclaramos esto porque por ejemplo  de la parábola del “Hijo Pródigo solo se ocupa San Lucas” en el capítulo 15. Veamos:

"Y con Él crucificaron dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda de Él. Y fue cumplida la Escritura que dice: Y fue contado entre los inicuos”.

"Uno de los malhechores le insultaba diciendo: ¿No eres Tú el Mesías? Sálvate a Ti mismo y a nosotros.
"Más el otro, respondiendo, le reconvenía diciendo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros, la verdad, lo estamos justamente, pues recibimos el justo pago de lo que hicimos; más Éste nada ha hecho; y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu reino. Jesús le respondió: En verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Marcos 17, 27s. y Lucas 23, 39-43). 
Ahora bien, San Dimas fue canonizado por el mismo Jesucristo. Su fiesta litúrgica se celebra el 25 de marzo. Antes de recibir las palabras de Jesús en las que les dice que “hoy estarás conmigo en el Paraíso”, reconoce su pecado: “pues recibimos el justo pago de lo que hicimos”. También  proclama que Jesús es inocente: “Éste nada ha hecho”. 
Este hecho de San Dimas que declara “Éste nada ha hecho”  como que pasa un poco desapercibido ante el muy famoso “acuérdate de mí cuando estés en tu reino” (“Éste nada ha hecho” es lo mismo que decir que es “inocente”).
VIII- Tiberio, Pilatos y Jesús


Anteriormente comentamos que nos íbamos a referir al artículo que escribió Raúl Sanz Machado, mi tío. Lo reproducimos:
“TIBERIO, PILATO Y JESUS
Raúl Sanz Machado
“Ante la proximidad de la conmemoración de la Semana Santa cabe recordar uno de los hechos sorprendentes y acaso poco conocidos en la relación del Emperador Tiberius Claudius Nero, o Tiberio, hijastro de Augusto, con su Procurador Poncio Pilato, apenas conocido por los relatos evangélicos que narran su actuación durante el proceso y condena a muerte seguido a Jesucristo. Ocurrió que ante los quebrantos de salud que aquejaban a Tiberio, oyó decir que en Judea existía un médico, dotado de poderes excepcionales que podría restablecer su salud, desconociendo que era Jesús de Nazaret, nacido durante el reinado de Augusto y contra quien Pilato había dictado sentencia de muerte en estos términos
“Yo, Poncio Pilato, aquí Presidente Romano condeno y sentencio a muerte a Jesús llamado de la Pleve, (sic) Christo Nazareno y de la Patria Galileo, hombre sedicioso de la Ley Moisena, contrario al grande Emperador Tiberio César…y determino y pronuncio por ésta, que su muerte sea en cruz y fixado (sic) con clavos a usanza de reos…y mando a mi primer centurión Quinto Cornelio, lleve públicamente a la ciudad, a Jesús Christo, ligado y azotado y que sea vestido de púrpura y coronado con algunas espinas, con la propia cruz en los hombros para que sea ejemplo a los malechores”. (copia hallada en la antigua ciudad italiana de Aquila)
Cumplida la sentencia y transcurrido el tiempo, Pilato, cayó en desgracia ante Tiberio, a pesar de su vergonzosa opción de lavarse las manos, quien   al enterarse de la ejecución de Jesús reaccionó con enconada vehemencia contenida en su Epístola Tiberii ad Pilatum, que fue la sentencia de su puño y letra enviada a Pilato, con el mensajero imperial Rachaab, acompañado de dos mil soldados:

“Por cuanto tuviste la osadía de condenar a muerte a Jesús Nazareno, de una manera violenta y totalmente inicua y aun antes de dictar sentencia condenatoria, lo pusiste en manos de los insaciables y furiosos judíos; por cuanto además, no tuviste compasión, sino que después de someterle a una horrible sentencia y al tormento de la flagelación, lo entregaste sin culpa alguna al tormento de la crucifixión; por cuanto lo entregaste a unos judíos sin ley, por todo esto vas tú mismo a ser conducido a mi presencia, cargado de cadenas, para que presentes tus excusas y rindas cuentas de la vida que has entregado a la muerte sin motivo alguno.  
Pues sábete que así como tú lo condenaste injustamente y lo mandaste a matar, de la misma manera yo te voy a ajusticiar con todo derecho y no sólo a ti sino a todos tus consejeros y cómplices…  
Cuando se dirigían a la isla de Creta,  camino de Roma, Caifás perdió la vida de manera violenta, Pilato fue internado en una caverna por orden imperial, muriendo accidentalmente cierto día, cuando Tiberio que practicaba la cacería, perseguía a una gacela, que extrañamente se detuvo justo frente a la entrada de la cueva.  La flecha disparada erró el blanco pero hirió mortalmente a Pilato y los demás fueron ejecutados. ¿Leyenda o realidad? 
La obra “Evangelios Apócrifos” del filósofo y teólogo Aurelio de Santos Otero, parece confirmarlo. Existen, además,  fundados indicios acerca de la vida de Poncio Pilato escrita por San Justino mártir, el filósofo y teólogo más antiguo de la cristiandad,  a mediados del siglo II dC. quien afirmó con respecto a la muerte de Cristo, que “Por las actas de Poncio Pilato, se puede determinar que estas cosas sucedieron”.  
El historiador romano Tácito, enemigo del cristianismo había escrito: “Cristo, el fundador del nombre  había sufrido la pena de muerte, durante el reinado de Tiberio, sentenciado por el Procurador Poncio Pilato”.
Otros reconocidos historiadores de la época como Cayo Cecilio Plinio “El Joven" así como Tácito, Cayo Suetonio Tranquilo, Tito Flavio Josefo  y en el Talmud Babilónico existen testimonios fehacientes acerca del proceso y muerte de Jesucristo.  Los investigadores científicos contemporáneos Colin Humphreys y Graeme Waddington, de la universidad de Oxford, sitúan la muerte de Cristo  el día tres de abril del año 33 ec.”. Fin de la cita.   
IX) Anteriormente vimos que Jesús muere como consecuencia de la injusta condena a que fue sometido. Sin embargo, como bien dijo San Juan Pablo II, “Jesucristo no se bajó de la Cruz”. Y por lo tanto se pudo cumplir con lo siguiente:
“Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Juan 12,32).
“Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna” (Jn 3, 14-15). 

Una de las dos oraciones que reza el sacerdote antes de comulgar comienza así:  
“Señor Jesucristo hijo de Dios vivo que por voluntad del Padre y cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo…”.
Jesús cumpliendo la voluntad del Padre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre (Filipenses 2,8-9).
El prefacio de la misa de la exaltación de la Santa Cruz, dice lo siguiente: “Porque has puesto la salvación del género humano en el árbol de la Cruz, para que, donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida, y el que venció en un árbol, fuera en un árbol vencido, por Cristo, Señor nuestro”.
Jesús cumpliendo la voluntad del Padre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre (Flp 2,8-9). 
En los momentos previos a su muerte San Francisco de Asís pidió que le leyeran la Pasión de nuestro Señor Jesucristo. 

X) Luego de la Dolorosa Pasión y Muerte de Jesús, vino su gloriosa Resurrección: 
Durante la celebración del domingo de resurrección del año 2009, el para entonces Sumo Pontífice Benedicto XVI “explicó a los numerosos fieles congregados en la Plaza de San Pedro que la resurrección de Cristo no es un mito sino una verdad histórica”.


“Cristo resucitó de entre los muertos, como primicia de los que durmieron…Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos tendrán vida en Cristo " (1Co 15,20-22).

No olvidemos que no hay ni Pasión ni Muerte de Jesús sin su posterior Resurrección. Si Jesucristo se hubiera acobardado y en consecuencia se hubiera bajado de la Cruz o hubiera negociado lo innegociable, como lo es su Divinidad y su Realeza, no hubiera muerto. Y si no hubiera muerto, no hubiera resucitado.
No puede resucitar lo que está vivo. Para poder resucitar, hay que por definición que estar muerto. Y si no hubiera resucitado, no existiría el cristianismo, que le pese a quien le pese, lleva 2000 años ininterrumpidos. La Resurrección de Jesucristo no es exclusiva de los católicos.
La resurrección de Jesucristo es la piedra angular de toda religión cristiana sea como sea que se le llame: luteranos, anglicanos, calvinistas, ortodoxos griegos, etc. La Resurrección de Jesucristo es uno de los fundamentos de todas las denominaciones cristianas. Es decir, no se puede ser cristiano si no se cree en la Resurrección del Señor. Por otra parte, bien lo dice San Pablo: 
“Si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana es también vuestra fe” (1 Cor 15, 14).
“Cristo resucitó de entre los muertos, como primicia de los que durmieron…Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos tendrán vida en Cristo " (1Co 15,20-22). 
Y traeremos a colación las palabras del mismo Jesús sobre la resurrección: 
"Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos” Mateo 17, 9
«Ya estamos subiendo a Jerusalén; el Hijo del Hombre va a ser entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la Ley, que lo condenarán a muerte. Ellos lo entregarán a los extranjeros, que se burlarán de él, lo azotarán y lo crucificarán. Pero resucitará al tercer día». Mateo 20: 18-19
 “Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» Marta respondió: «Ya sé que será resucitado en la resurrección de los muertos, en el último día.» Le dijo Jesús: «Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá. El que vive, el que cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?» 
Juan 11: 23-25
Por otra parte, en 1969, el ex presidente norteamericano Lyndon Johnson dijo lo siguiente
“El acontecimiento más importante de la historia ha sido la llegada del hombre a La Luna”
Y Billy Graham le contestó:
“Siento mucho contradecirlo Señor Presidente pero el acontecimiento más importante de la historia es la resurrección de Cristo”.
No olvidemos que Billy Graham, recientemente fallecido, es un cristiano evangélico, no católico. Billy Graham es un excelente predicador y escritor cristiano; es además un hombre muy valioso y muy correcto, y con mucho carisma que predicado muy elocuente y muy verazmente sobre la resurrección de Cristo
XI) Finalizaremos con las siguientes frases recogidas en el Evangelio que dijo Nuestro Señor Jesucristo: 
“No temáis”, “en el mundo tendréis tribulaciones, pero confiad: yo he vencido al mundo” (Mateo 28,10; Juan 16,33). 
escrito por LUIS ALBERTO MACHADO SANZ
Abogado
@caballitonoble