sábado, 15 de septiembre de 2018

CON DIGNIDAD *Dr. Oscar Frese* *Especialista en Medicina Interna*

CON DIGNIDAD

Tengo 68 años. Soy Oscar Frese, médico de Monterrey, México. Catedrático de Medicina en TecSalud. Estoy casado y tengo tres hijos y cuatro nietos. Soy un liberal respetuoso. 

*RESPUESTAS Y CONSEJOS*

*A qué edad nos morimos?*
- A los 88 años las mujeres, a los 86 años los hombres. Pero se puede prolongar esta edad con calidad de vida, mejorando alimentación,hábito de actividad física y manejando el estrés. Se trata de llegar a ese final sin depender de otros.

*Sin molestar*
- ¡Eso es ser generoso! Cuidarse y prepararse para no molestar a los demás. "Envejece bien, quien ha vivido bien", dijo Pitágoras. Y vives bien si piensas en los demás.

*¿Qué es envejecer?*
- Ir perdiendo capacidades, pero mientras puedas valerte... ¡envejeces bien!

*Pues envejezco bien*
- Es el envejecimiento normal: vas adaptándote a paulatinas pérdidas. ¡Lo indeseable es el envejecimiento patológico!

*¿Qué es un envejecimiento patológico?*
- Un envejecimiento prematuro que te conduce a la dependencia.

*¿Es muy frecuente?*
- Se da en el 12% de los mayores de 65 años: consume muchos recursos públicos.

*¿Qué ocasiona ese envejecimiento prematuro?*
- Una enfermedad acelerada... o que esa persona no se ha cuidado bien. ¡Y esto depende de cada uno, es perfectamente evitable!

*No tanto si soy pobre...*
- Es verdad que el poder económico y un buen sistema sanitario público palían el envejecimiento prematuro. ¡Pero hay muchas otras cosas que puedes hacer!

*Le escucho*
- Haz ejercicio. Come de todo, en horas regulares y poca cantidad. Evita el sobrepeso. Duerme siete horas. No fumes ni te intoxiques. Mantén la presión arterial  y manten el colesterol bajo...

Factores fisiológicos y psicológicos: hay circunstancias que pueden envejecerte mucho, como la muerte de un ser querido, el desempleo, las penurias económicas...

*¿Algún consejo al respecto?*
- Ahorrar un fondo de retiro
Procura mantener siempre una actitud activa y positiva. Sonreír, reír. ¡Un día no reído es un día perdido!

*Otro consejo*
- Cultiva tus amistades. Construye tu propia red social. Será tu soporte cuando seas mayor. ¡Esto es fundamental!

*¿Por qué?*
- Porque la soledad es la peor compañera: ensimisma, entristece, deprime, produce erosión cognitiva... ¡Te envejece!

*¿Tener amigos rejuvenece, pues?*
- Sí. Y también tener siempre un proyecto: estudiar algo, practicar un deporte...Colaborar en una actividad solidaria.

*¿Envejeces mejor si eres solidario?*
- Sí, porque eso genera paz interior, tranquiliza el ánimo, te sientes bien íntimamente. ¡Trata bien a la gente de tu entorno, sé amable! Una mala cara no soluciona nada.

*¿Por qué se da entre ancianos el síndrome de Diógenes?*
- Acumulan como si así fuesen a vivir más. La lección es que sólo existe el presente: ¡vive el día de hoy! ("Carpe diem ").
"Con la mochila ligera".

*¿Con pocas cosas?*
- Sí, y en un espacio sencillo, luminoso, alegre, cómodo. No recargado.

*¿Cómo juegan amor y sexo en la vejez?*
- El amor es imprescindible: permite vivir más intensamente. Importa la complicidad en la pareja, la ternura, ¡y tocarse...! El sexo puede expresarse en una caricia, un beso, no en aquel que tuvimos.

*Cite un peligro al acecho del anciano*
- Una caída. El anciano arrastra los pies... y ahí está la alfombra. ¡Fuera alfombras! Y desniveles, escalones, bañeras. Plato de ducha a ras de suelo.

*¿Por qué es tan peligrosa la caída?*
- A esas edades, una operación por rotura de fémur comporta riesgo de infección hospitalaria, urinaria, respiratoria, fiebre... y entrar en la cascada de la dependencia.

*Prevengamos caídas, pues*
- Calzado cómodo. Al levantarse, hacerlo despacio para evitar cambios de presión y mareos. Y empuñaduras en el baño.

*¿Jubilarse envejece?*
- Sólo si esperas reconocimientos, recompensas, visibilidad: hay que acogerse a la propia red de amigos. Y no sentirse un estorbo ni caer en el "síndrome del mayordomo".

*Explíquese*
- No permitir que te haga nadie tus gestiones: ¡preserva tu autonomía! Y vive en tu propio espacio, o estorbarás. Y sufrirás: eso envejece. Por mucho que te quieran y te adoren... procura cuidarte tú.

*Algunos se deprimen al constatar su decadencia física*
- Preocuparse demasiado de la apariencia externa es infructuoso: lo mejor es velar por el interior, por un espíritu activo y positivo.

*¿Cómo prepara usted su vejez?*
- Voy despejando todo lo que pueda estresarme y me pregunto: "¿Qué quiero hacer?".

*¿Y qué se responde?*
- Seguir recibiendo a pacientes y ayudar a otros con mi experiencia.

*Resuma qué hacer para envejecer bien*
- Cuida de la propia salud, mima a la red de amigos, sé optimista, sé solidario, respeta a la gente del entorno. Y déjalo todo planificado para tu final: ceremonia, entierro, testamento. Dejar eso a los que se quedan es egoísta. Que nadie tenga que estresarse por tu causa ¡es la máxima generosidad!

*COLABORA CON LA NATURALEZA, NO DESTRUYAS LOS BIENES DE LA VIDA, PONTE A SU DISPOSICIÓN PARA QUE TE SIRVAN*

*Dr. Oscar Frese*
*Especialista en Medicina Interna*
*Medicina de Adultos*
Catedrático TEC Salud
Salud, Edificio DELTA 518

La vida en la tierra es un paso, el amor un espejismo, pero la amistad es un "hilo de oro" que sólo se rompe con la muerte. ¿Tu sabes? La infancia pasa, la juventud la sigue, la vejez la reemplaza, la muerte la recoge. La más bella flor del mundo pierde su belleza, pero una amistad fiel dura para la eternidad. Vivir sin amigos es morir sin dejar recuerdos.

 

Envía este mensaje a quien consideres tu amigo.!!!

miércoles, 5 de septiembre de 2018

IÑIGO DE JESUS LOYOLA (SAN IGNACIO DE LOYOLA)

San Ignacio nació probablemente, en 1491, en el castillo de Loyola en Azpeitia, población de Guipúzcoa, cerca de los Pirineos. Su padre, don Bertrán, era señor de Ofiaz y de Loyola, jefe de una de las familias más antiguas y nobles de la región. Y no era menos ilustre el linaje de su madre, Marina Sáenz de Licona y Balda. Iñigo (pues ése fue el nombre que recibió el santo en el bautismo) era el más joven de los ocho hijos y tres hijas de la noble pareja. Íñigo luchó contra los franceses en el norte de Castilla. Pero su breve carrera militar terminó abruptamente el 20 de mayo de 1521, cuando una bala de cañón le rompió la pierna durante la lucha en defensa del castillo de Pamplona. Después de que Iñigo fue herido, la guarnición española capituló.

Los franceses no abusaron de la victoria y enviaron al herido en una litera al castillo de Loyola (su hogar). Como los huesos de la pierna soldaron mal, los médicos consideraron necesario quebrarlos nuevamente. Iñigo se decidió a favor de la operación y la soportó estoicamente ya que anhelaba regresar a sus anteriores andanzas a todo costo. Pero, como consecuencia, tuvo un fuerte ataque de fiebre con tales complicaciones que los médicos pensaron que el enfermo moriría antes del amanecer de la fiesta de San Pedro y San Pablo. Sin embargo empezó a mejorar, aunque la convalecencia duró varios meses. No obstante la operación de la rodilla rota presentaba todavía una deformidad. Iñigo insistió en que los cirujanos cortasen la protuberancia y, pese a éstos le advirtieron que la operación sería muy dolorosa, no quiso que le atasen ni le sostuviesen y soportó la despiadada carnicería sin una queja. Para evitar que la pierna derecha se acortase demasiado, Iñigo permaneció varios días con ella estirada mediante unas pesas. Con tales métodos, nada tiene de extraño que haya quedado cojo para el resto de su vida.

Con el objeto de distraerse durante la convalecencia, Iñigo pidió algunos libros de caballería (aventuras de caballeros en la guerra), a los que siempre había sido muy afecto. Pero lo único que se encontró en el castillo de Loyola fue una historia de Cristo y un volumen de vidas de santos. Iñigo los comenzó a leer para pasar el tiempo, pero poco a poco empezó a interesarse tanto que pasaba días enteros dedicado a la lectura. Y se decía: "Si esos hombres estaban hechos del mismo barro que yo, bien yo puedo hacer lo que ellos hicieron". Inflamado por el fervor, se proponía ir en peregrinación a un santuario de Nuestra Señora y entrar como hermano lego a un convento de cartujos. Pero tales ideas eran intermitentes, pues su ansiedad de gloria y su amor por una dama, ocupaban todavía sus pensamientos. Sin embargo, cuando volvía a abrir el libro de la vida de los santos, comprendía la futilidad de la gloria mundana y presentía que sólo Dios podía satisfacer su corazón. Las fluctuaciones duraron algún tiempo. Ello permitió a Iñigo observar una diferencia: en tanto que los pensamientos que procedían de Dios le dejaban lleno de consuelo, paz y tranquilidad, los pensamientos vanos le procuraban cierto deleite, pero no le dejaban sino amargura y vacío. Finalmente, Iñigo resolvió imitar a los santos y empezó por hacer toda penitencia corporal posible y llorar sus pecados.

Le visita la Virgen; purificación en Manresa

Una noche, se le apareció la Madre de Dios, rodeada de luz y llevando en los brazos a Su Hijo. La visión consoló profundamente a Ignacio. Al terminar la convalecencia, hizo una peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Montserrat, donde determinó llevar vida de penitente. Su propósito era llegar a Tierra Santa y para ello debía embarcarse en Barcelona que está muy cerca de Montserrat. La ciudad se encontraba cerrada por miedo a la peste que azotaba la región. Así tuvo que esperar en el pueblecito de Manresa, no lejos de Barcelona y a tres leguas de Montserrat. El Señor tenía otros designios más urgentes para Ignacio en ese momento de su vida. Lo quería llevar a la profundidad de la entrega en oración y total pobreza. Se hospedó ahí, unas veces en el convento de los dominicos y otras en un hospicio de pobres. Para orar y hacer penitencia, se retiraba a una cueva de los alrededores. Así vivió durante casi un año.

"A fin de imitar a Cristo nuestro Señor y asemejarme a El, de verdad, cada vez más; quiero y escojo la pobreza con Cristo, pobre más que la riqueza; las humillaciones con Cristo humillado, más que los honores, y prefiero ser tenido por idiota y loco por Cristo, el primero que ha pasado por tal, antes que como sabio y prudente en este mundo". Se decidió a "escoger el Camino de Dios, en vez del camino del mundo"...hasta lograr alcanzar su santidad.

A las consolaciones de los primeros tiempos sucedió un período de aridez espiritual; ni la oración, ni la penitencia conseguían ahuyentar la sensación de vacío que encontraba en los sacramentos y la tristeza que le abrumaba. A ello se añadía una violenta tempestad de escrúpulos que le hacían creer que todo era pecado y le llevaron al borde de la desesperación. En esa época, Ignacio empezó a anotar algunas experiencias que iban a servirle para el libro de los "Ejercicios Espirituales". Finalmente, el santo salió de aquella noche oscura y el más profundo gozo espiritual sucedió a la tristeza. Aquella experiencia dio a Ignacio una habilidad singular para ayudar a los escrupulosos y un gran discernimiento en materia de dirección espiritual. Más tarde, confesó al P. Laínez que, en una hora de oración en Manresa, había aprendido más de lo que pudiesen haberle enseñado todos los maestros en las universidades. Sin embargo, al principio de su conversión, Ignacio estaba tan sugestionado por la mentalidad del mundo que, al oír a un moro blasfemar de la Santísima Virgen, se preguntó si su deber de caballero cristiano no consistía en dar muerte al blasfemo, y sólo la intervención de la Providencia le libró de cometer ese crimen.

Tierra Santa
En febrero de 1523, Ignacio por fin partió en peregrinación a Tierra Santa. Pidió limosna en el camino, se embarcó en Barcelona, pasó la Pascua en Roma, tomó otra nave en Venecia con rumbo a Chipre y de ahí se trasladó a Jaffa. Del puerto, a lomo de mula, se dirigió a Jerusalén, donde tenía el firme propósito de establecerse. Pero, al fin de su peregrinación por los Santos Lugares, el franciscano encargado de guardarlos le ordenó que abandonase Palestina, temeroso de que los mahometanos, enfurecidos por el proselitismo de Ignacio, le raptasen y pidiesen rescate por él. Por lo tanto, el joven renunció a su proyecto y obedeció, aunque no tenía la menor idea de lo que iba a hacer al regresar a Europa. Otra vez, la Divina Providencia tenía designios para esta alma tan generosa.

De nuevo en España donde es encarcelado por la inquisición.

En 1524, llegó de nuevo a España, donde se dedicó a estudiar, pues "pensaba que eso le serviría para ayudar a las almas". Una piadosa dama de Barcelona, llamada Isabel Roser, le asistió mientras estudiaba la gramática latina en la escuela. Ignacio tenía entonces treinta y tres años, y no es difícil imaginar lo penoso que debe ser estudiar la gramática a esa edad. Al principio, Ignacio estaba tan absorto en Dios, que olvidaba todo lo demás; así, la conjugación del verbo latino "amare" se convertía en un simple pretexto para pensar: "Amo a Dios. Dios me ama". Sin embargo, el santo hizo ciertos progresos en el estudio, aunque seguía practicando las austeridades y dedicándose a la contemplación y soportaba con paciencia y buen humor las burlas de sus compañeros de escuela, que eran mucho más jóvenes que él.

Al cabo de dos años de estudios en Barcelona, pasó a la Universidad de Alcalá a estudiar lógica, física y teología; pero la multiplicidad de materias no hizo más que confundirle, a pesar de que estudiaba noche y día. Se alojaba en un hospicio, vivía de limosna y vestía un áspero hábito gris. Además de estudiar, instruía a los niños, organizaba reuniones de personas espirituales en el hospicio y convertía a numerosos pecadores con sus reprensiones llenas de mansedumbre.

Había en España muchas desviaciones de la devoción. Como Ignacio carecía de los estudios y la autoridad para enseñar, fue acusado ante el vicario general del obispo, quien le tuvo prisionero durante cuarenta y dos días, hasta que, finalmente, absolvió de toda culpa a Ignacio y sus compañeros, pero les prohibió llevar un hábito particular y enseñar durante los tres años siguientes. Ignacio se trasladó entonces con sus compañeros a Salamanca. Pero pronto fue nuevamente acusado de introducir doctrinas peligrosas. Después de tres semanas de prisión, los inquisidores le declararon inocente. Ignacio consideraba la prisión, los sufrimientos y la ignominia como pruebas que Dios le mandaba para purificarle y santificarle. Cuando recuperó la libertad, resolvió abandonar España. En pleno invierno, hizo el viaje a París, a donde llegó en febrero de 1528.

Estudios en París
Los dos primeros años los dedicó a perfeccionarse en el latín, por su cuenta. Durante el verano iba a Flandes y aun a Inglaterra a pedir limosna a los comerciantes españoles establecidos en esas regiones. Con esa ayuda y la de sus amigos de Barcelona, podía estudiar durante el año. Pasó tres años y medio en el Colegio de Santa Bárbara, dedicado a la filosofía. Ahí indujo a muchos de sus compañeros a consagrar los domingos y días de fiesta a la oración y a practicar con mayor fervor la vida cristiana. Pero el maestro Peña juzgó que con aquellas prédicas impedía a sus compañeros estudiar y predispuso contra Ignacio al doctor Guvea, rector del colegio, quien condenó a Ignacio a ser azotado para desprestigiarle entre sus compañeros. Ignacio no temía al sufrimiento ni a la humillación, pero, con la idea de que el ignominioso castigo podía apartar del camino del bien a aquéllos a quienes había ganado, fue a ver al rector y le expuso modestamente las razones de su conducta. Guvea no respondió, pero tomó a Ignacio por la mano, le condujo al salón en que se hallaban reunidos todos los alumnos y le pidió públicamente perdón por haber prestado oídos, con ligereza, a los falsos rumores. En 1534, a los cuarenta y tres años de edad, Ignacio obtuvo el título de maestro en artes de la Universidad de París.

El Señor le da compañeros
Las palabras fervorosas de Ignacio, llenas del Espíritu Santo, abrió los corazones de algunos compañeros. Por aquella época, se unieron a Ignacio otros seis estudiantes de teología: Pedro Fabro, que era sacerdote de Saboya; Francisco Javier, un navarro; Laínez y Salmerón, que brillaban mucho en los estudios; Simón Rodríguez, originario de Portugal y Nicolás Bobadilla. Movidos por las exhortaciones de Ignacio, aquellos fervorosos estudiantes hicieron voto de pobreza, de castidad y de ir a predicar el Evangelio en Palestina, o, si esto último resultaba imposible, de ofrecerse al Papa para que los emplease en el servicio de Dios como mejor lo juzgase. La ceremonia tuvo lugar en una capilla de Montmartre, donde todos recibieron la comunión de manos de Pedro Fabro, quien acababa de ordenarse sacerdote. Era el día de la Asunción de la Virgen de 1534. Ignacio mantuvo entre sus compañeros el fervor, mediante frecuentes conversaciones espirituales y la adopción de una sencilla regla de vida. Poco después, hubo de interrumpir sus estudios de teología, pues el médico le ordenó que fuese a tomar un poco los aires natales, ya que su salud dejaba mucho que desear. Ignacio partió de París, en la primavera de 1535. Su familia le recibió con gran gozo, pero el santo se negó a habitar en el castillo de Loyola y se hospedó en una pobre casa de Azpeitia.

Bendición del Papa; aparición del Señor
Dos años más tarde, se reunió con sus compañeros en Venecia. Pero la guerra entre venecianos y turcos les impidió embarcarse hacia Palestina. Los compañeros de Ignacio, que eran ya diez, se trasladaron a Roma; Paulo III los recibió muy bien y concedió a los que todavía no eran sacerdotes el privilegio de recibir las órdenes sagradas de manos de cualquier obispo. Después de la ordenación, se retiraron a una casa de las cercanías de Venecia a fin de prepararse para los ministerios apostólicos. Los nuevos sacerdotes celebraron la primera misa entre septiembre y octubre, excepto Ignacio, quien la difirió más de un año con el objeto de prepararse mejor para ella. Como no había ninguna probabilidad de que pudiesen trasladarse a Tierra Santa, quedó decidido finalmente que Ignacio, Fabro y Laínez irían a Roma a ofrecer sus servicios al Papa. También resolvieron que, si alguien les preguntaba el nombre de su asociación, responderían que pertenecían a la Compañía de Jesús (San Ignacio no empleó nunca el nombre de "jesuita". Este nombre comenzó como un apodo), porque estaban decididos a luchar contra el vicio y el error bajo el estandarte de Cristo. Durante el viaje a Roma, mientras oraba en la capilla de "La Storta", el Señor se apareció a Ignacio, rodeado por un halo de luz inefable, pero cargado con una pesada cruz. Cristo le dijo: "Ego vobis Romae propitius ero" (Os seré propicio en Roma). Paulo III nombró al padre Fabro profesor en la Universidad de la Sapienza y confió a Laínez el cargo de explicar la Sagrada Escritura. Por su parte, Ignacio se dedicó a predicar los Ejercicios y a catequizar al pueblo. El resto de sus compañeros trabajaba en forma semejante, a pesar de que ninguno de ellos dominaba todavía el italiano.

La Compañía de Jesús
Ignacio y sus compañeros decidieron formar una congregación religiosa para perpetuar su obra. A los votos de pobreza y castidad debía añadirse el de obediencia para imitar más de cerca al Hijo de Dios, que se hizo obediente hasta la muerte. Además, había que nombrar a un superior general a quien todos obedecerían, el cual ejercería el cargo de por vida y con autoridad absoluta, sujeto en todo a la Santa Sede. A los tres votos arriba mencionados, se agregaría el de ir a trabajar por el bien de las almas adondequiera que el Papa lo ordenase. La obligación de cantar en común el oficio divino no existiría en la nueva orden, "para que eso no distraiga de las obras de caridad a las que nos hemos consagrado". No por eso descuidaban la oración que debía tomar al menos una hora diaria.

La primera de las obras de caridad consistiría en "enseñar a los niños y a todos los hombres los mandamientos de Dios". La comisión de cardenales que el Papa nombró para estudiar el asunto se mostró adversa al principio, con la idea de que ya había en la Iglesia bastantes órdenes religiosas, pero un año más tarde, cambió de opinión, y Paulo III aprobó la Compañía de Jesús por una bula emitida el 27 de septiembre de 1540. Ignacio fue elegido primer general de la nueva orden y su confesor le impuso, por obediencia, que aceptase el cargo. Empezó a ejercerlo el día de Pascua de 1541 y, algunos días más tarde, todos los miembros hicieron los votos en la basílica de San Pablo Extramuros.

Ignacio pasó el resto de su vida en Roma, consagrado a la colosal tarea de dirigir la orden que había fundado. Entre otras cosas, fundó una casa para alojar a los neófitos judíos durante el período de la catequesis y otra casa para mujeres arrepentidas. En cierta ocasión, alguien le hizo notar que la conversión de tales pecadoras rara vez es sincera, a lo que Ignacio respondió: "Estaría yo dispuesto a sufrir cualquier cosa por el gozo de evitar un solo pecado". Rodríguez y Francisco Javier habían partido a Portugal en 1540. Con la ayuda del rey Juan III, Javier se trasladó a la India, donde empezó a ganar un nuevo mundo para Cristo. Los padres Goncalves y Juan Nuñez Barreto fueron enviados a Marruecos a instruir y asistir a los esclavos cristianos. Otros cuatro misioneros partieron al Congo; algunos más fueron a Etiopía y a las colonias portuguesas de América del Sur.

Un baluarte de verdad y orden ante el protestantismo.

El Papa Paulo III nombró como teólogos suyos, en el Concilio de Trento, a los padres Laínez y Salmerón. Antes de su partida, San Ignacio les ordenó que visitasen a los enfermos y a los pobres y que, en las disputas se mostrasen modestos y humildes y se abstuviesen de desplegar presuntuosa- mente su ciencia y de discutir demasiado. Pero, sin duda que entre los primeros discípulos de Ignacio el que llegó a ser más famoso en Europa, por su saber y virtud, fue San Pedro Canisio, a quien la Iglesia venera actualmente como Doctor. En 1550, San Francisco de Borja regaló una suma considerable para la construcción del Colegio Romano. San Ignacio hizo de aquel colegio el modelo de todos los otros de su orden y se preocupó por darle los mejores maestros y facilitar lo más posible el progreso de la ciencia. El santo dirigió también la fundación del Colegio Germánico de Roma, en el que se preparaban los sacerdotes que iban a trabajar en los países invadidos por el protestantismo. En vida del santo se fundaron universidades, seminarios y colegios en diversas naciones. Puede decirse que San Ignacio echó los fundamentos de la obra educativa que había de distinguir a la Compañía de Jesús y que tanto iba a desarrollarse con el tiempo.

En 1542, desembarcaron en Irlanda los dos primeros misioneros jesuitas, pero el intento fracasó. Ignacio ordenó que se hiciesen oraciones por la conversión de Inglaterra, y entre los mártires de Gran Bretaña se cuentan veintinueve jesuitas. La actividad de la Compañía de Jesús en Inglaterra es un buen ejemplo del importantísimo papel que desempeñó en la contrarreforma. Ese movimiento tenía el doble fin de dar nuevo vigor a la vida de la Iglesia y de oponerse al protestantismo. "La Compañía de Jesús era exactamente lo que se necesitaba en el siglo XVI para contrarrestar la Reforma. La revolución y el desorden eran las características de la Reforma. La Compañía de Jesús tenía por características la obediencia y la más sólida cohesión. Se puede afirmar, sin pecar contra la verdad histórica, que los jesuitas atacaron, rechazaron y derrotaron la revolución de Lutero y, con su predicación y dirección espiritual, reconquistaron a las almas, porque predicaban sólo a Cristo y a Cristo crucificado. Tal era el mensaje de la Compañía de Jesús, y con él, mereció y obtuvo la confianza y la obediencia de las almas" (cardenal Manning). A este propósito citaremos las, instrucciones que San Ignacio dio a los padres que iban a fundar un colegio en Ingolstadt, acerca de sus relaciones con los protestantes: "Tened gran cuidado en predicar la verdad de tal modo que, si acaso hay entre los oyentes un hereje, le sirva de ejemplo de caridad y moderación cristianas. No uséis de palabras duras ni mostréis desprecio por sus errores". El santo escribió en el mismo tono a los padres Broet y Salmerón cuando se aprestaban a partir para Irlanda.

Una de las obras más famosas y fecundas de Ignacio fue el libro de los Los Ejercicios Espirituales. Es la obra maestra de la ciencia del discernimiento. Empezó a escribirlo en Manresa y lo publicó por primera vez en Roma, en 1548, con la aprobación del Papa. Los Ejercicios cuadran perfectamente con la tradición de santidad de la Iglesia. Desde los primeros tiempos, hubo cristianos que se retiraron del mundo para servir a Dios, y la práctica de la meditación es tan antigua como la Iglesia. Lo nuevo en el libro de San Ignacio es el orden y el sistema de las meditaciones. Si bien las principales reglas y consejos que da el santo se hallan diseminados en las obras de los Padres de la Iglesia, San Ignacio tuvo el mérito de ordenarlos metódicamente y de formularlos con perfecta claridad.

La prudencia y caridad del gobierno de San Ignacio le ganó el corazón de sus súbditos. Era con ellos afectuoso como un padre, especialmente con los enfermos, a los que se encargaba de asistir personalmente procurándoles el mayor bienestar material y espiritual posible. Aunque San Ignacio era superior, sabía escuchar con mansedumbre a sus subordinados, sin perder por ello nada de su autoridad. En las cosas en que no veía claro se atenía humildemente al juicio de otros. Era gran enemigo del empleo de los superlativos y de las afirmaciones demasiado categóricas en la conversación. Sabía sobrellevar con alegría las críticas, pero también sabía reprender a sus súbditos cuando veía que lo necesitaban. En particular, reprendía a aquéllos a quienes el estudio volvía orgullosos o tibios en el servicio de Dios, pero fomentaba, por otra parte, el estudio y deseaba que los profesores, predicadores y misioneros, fuesen hombres de gran ciencia. La corona de las virtudes de San Ignacio era su gran amor a Dios. Con frecuencia repetía estas palabras, que son el lema de su orden: "A la mayor gloria de Dios". A ese fin refería el santo todas sus acciones y toda la actividad de la Compañía de Jesús. También decía frecuentemente: "Señor, ¿qué puedo desear fuera de Ti?" Quien ama verdaderamente no está nunca ocioso. San Ignacio ponía su felicidad en trabajar por Dios y sufrir por su causa. Tal vez se ha exagerado algunas veces el "espíritu militar" de Ignacio y de la Compañía de Jesús y se ha olvidado la simpatía y el don de amistad del santo por admirar su energía y espíritu de empresa.

Durante los quince años que duró el gobierno de San Ignacio, la orden aumentó de diez a mil miembros y se extendió en nueve países europeos, en la India y el Brasil. Como en esos quince años el santo había estado enfermo quince veces, nadie se alarmó cuando enfermó una vez más. Murió súbitamente el 31 de julio de 1556, sin haber tenido siquiera tiempo de recibir los últimos sacramentos.

Fue canonizado en 1622, y Pío XI le proclamó patrono de los ejercicios espirituales y retiros.



Historia de los Jesuitas en Venezuela: https://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=QEeGRkDtj7I



*LOS HIJOS NO SE VAN, LA VIDA SE LOS LLEVA.*

*LOS HIJOS NO SE VAN, LA VIDA SE LOS LLEVA.*

Los hijos se van; hay que aceptarlos con esa condición, hay que criarlos con esa idea, hay que asumir esa realidad. 

No es que se van; es que la vida se los lleva. Ya no eres su centro. Ya no eres la autoridad. 

No diriges, aceptas. 
No mandas, acompañas.
No proyectas, respetas.
Ya necesitan otro amor, otro nido y otras perspectivas. 

Ya les crecieron alas y quieren volar. 
Ya les crecieron las raíces y maduraron por dentro.
Ya no les caben las raíces en tu maceta, ni les basta tu abono para nutrirse, ni tu agua para saciarse, ni tu protección para vivir. 

Quieren crecer en otra dimensión, desarrollar su personalidad, enfrentar el viento de la vida, a la sombra del amor y al rendimiento de sus facultades.

Tienen un camino y quieren explorarlo, lo importante es que sepan desandarlo, tienen alas y quieren abrirlas. 

*Tú quedas adentro.* En el cimiento de su edificio, en la raíz de su árbol, en la corteza de su estructura, en lo profundo de su corazón.

*Tú quedas atrás.* En la estela luminosa, que deja el barco al partir.

*En el beso que le mandas.*
*En el pañuelo que los despide.*
*En la oración que los sigue.*
*¡En la lágrima que los acompaña!*

*Tú quedas siempre en su interior, aunque cambies de lugar.*

*Haz la vida de tus hijos tan feliz como puedas, y como se pueda, que cuando partan*, piensen en regresar, aunque solo sea para tomar tu mano y estar junto a ti.

lunes, 27 de agosto de 2018

¿Conoces al Monstruo del Orinoco?


 ¿Conoces al Monstruo del Orinoco? 

Historia tras la Piedra del río Orinoco  “Orinoco, ¡ya vas llegar! rio hermoso ¡ya vas a llegar! Venezuela en ti, palpita en ti, suspira como un órgano vital”. Así describe el grupo Maracaibo 15 a uno de los ríos más importantes de América del Sur y que esconde decenas de leyendas indígenas.

Una de las leyendas del Río Orinoco, que nace y discurre mayormente por Venezuela entre los estados Bolívar y Amazonas, es la de la famosa Piedra del Medio. Así es conocida ésta formación rocosa por los residentes y visitantes.

Se rumora que esta piedra durante la época colonial fue utilizada como destino de las personas que padecían de lepra, para que no pudiesen contagiar al resto del pueblo.

Aunque el mito más conocido sobre la Piedra del Medio es uno indígena que antecede la llegada de los españoles, y detalla que a los pies de la Piedra habita una serpiente gigante de siete cabezas que al engullir todo a su alrededor, provoca grandes torbellinos que hunden canoas y barcos, e incluso arrastran a personas que pasean por la orilla del río.

Durante el siglo XX y principios del presente siglo, se registraron tres accidentes en cercanías de la Piedra. Uno de ellos fue el hundimiento de una chalana o ferry fluvial con varios vehículos a bordo, y otros dos fueron carros que cayeron desde el puente Angostura y resultaron arrastrados por las aguas hacia esta zona.

Nunca se pudo recuperar los restos de las víctimas ni los vehículos, y los buzos enviados a las labores de rescate aseguraron en su momento que era imposible llegar al fondo del río en cercanías de esta piedra.

Se dice que el animal resguarda la Piedra del Medio y protege a la capital del estado Bolívar desde la época de la colonia.

Además, existe la versión de que las cabezas de la Hidra están ubicadas en 7 lugares icónicos de la ciudad: La cabeza central yacería en la Piedra del Medio, mientras que el resto estaría en la Laguna Los Francos en la Octava Estrella, en Laguna el Porvenir en Jardín Botánico, en la Catedral Metropolitana, en Isla Panadero, en la Isla el Degredo y en la Casa San Isidro.

La última vez que presuntamente la Hidra se mostró en el Orinoco fue en el año 1988, en donde una multitud asustada de bolivarenses pudieron, con la ayuda de linternas, observar sombras sospechosas y nunca antes vistas en el río: un supuesto cuerpo de una serpiente.

Estudios realizados por el Instituto Oceanográfico de la Universidad de Oriente (UDO) indicaron que existe una profunda depresión de 160 metros de profundidad en forma de embudo, que nace desde la punta occidental de la Piedra del Medio.

Para ver de cerca esta formación rocosa solo se necesita dirigirse al Puerto Blohm, en el extremo oeste del Paseo Orinoco,  en Ciudad Bolívar.

Allí se puede abordar una de las lanchitas que diariamente traslada pasajeros entre Ciudad Bolívar y Soledad, las cuales pasan muy cerca de la Piedra y permiten una espectacular vista de este ícono natural.

Se dice que el Monstruo del Orinoco despertará de su profundo sueño de nuevo cuando la Piedra del Medio quede completamente bajo el agua, cosa que se cree imposible, ya que la piedra cuenta con una longitud aproximada de 350 metros y un ancho de 100 metros.

Sin embargo, en este mes de agosto del 2018, el Río Orinoco ha sufrido una crecida de carácter histórico, en la que la Piedra del Medio está a punto de quedar bajo el agua.
 La leyenda de Ciudad Bolívar así lo dice: se tapará la piedra del medio y se despertará la serpiente, eso significa que se va a tapar esa piedra y la serpiente que se despertará es la kundalini de la Tierra
La serpiente está representada físicamente por el Orinoco y los chakras que se despertarán corresponden a 7 afluentes del mismo.










Ser mujer es ser:


Ser mujer es ser:
🌸 Muñeca al nacer
🌸 Princesa a los 15,
🌸 Bella a los 25,
🌸 Pasional a los 35,
🌸 Inolvidable a los 45,...
🌸 Dama a los 60,
🌸 Especial a los 75 y  
🌸¡¡¡Hermosa toda la vida...!!!🌸
🌸 Ser mujer es llorar callada los dolores de la vida y sonreír en apenas un segundo...
🌸 Es tropezar, caer y volver a caminar...
🌸 Ser mujer es ser elegida para traer vida al mundo...
🌸 Pásalo a las mejores mujeres del mundo.
🌸 Y si eres hombre envíaselo a la mujer mas especial que hayas conocido..
¡¡¡Y no olvides esto!!! 
🌸 La  mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser pisoteadas.... ni de la cabeza para ser superior... Sino del costado para ser igual, debajo del brazo para ser protegida y al lado del corazón para ser amada.

No olvides pasarlo a los hombres para que valoren a la Mujer. 

¡¡¡Ah...!!! La única petición es que mantengas esto circulando, aunque solo sea a una persona más. Por la memoria de alguien... ❤❤❤
 Es precioso!
 👏👏👏 No al maltrato!



martes, 24 de julio de 2018

LUIS ALBERTO MACHADO: “TODAS LAS MAÑANAS SON NUEVAS”. BIOGRAFIA

LUIS ALBERTO MACHADO: “TODAS LAS MAÑANAS SON NUEVAS”. BIOGRAFIA





por LUIS ALBERTO MACHADO SANZ
Abogado
@caballitonoble 





I) Luis Alberto Machado Martínez nació en Caracas, parroquia La Pastora, 21 de enero de 1932. ''Mamerto'' era el sobrenombre que le decían sus amigos de infancia. Lo inventaron en el colegio La Salle, de los Hermanos de La Salle, una congregación religiosa dedicada a la educación de los jóvenes, todo de acuerdo al carisma que les dejó su fundador, San Juan Bautista de La Salle. Dicho colegió quedaba de Tienda Honda a Mercedes, donde   estudió la primaria. 

La secundaria la estudió en Staunton Military Academy, en el Estado de Virginia, USA.  Esta academia militar fue fundada en el año 1860. Tuvo 116 años de historia. Cerró en 1976. Mi papá llegó a los 14 años a Staunton, en el año 1946. Tanto el colegio La Salle, como la Academia Militar, le marcarían la vida: en el colegio La Salle en la fe y Staunton en la disciplina. 





En cuanto a su profunda fe en Dios vamos a poner un solo ejemplo entre muchos que se pudieran poner:
Una vez le pregunté que hasta dónde y hasta cuándo pensaba que podía llegar en su cruzada por hacer de este mundo, un lugar en que la gente aprendiera a pensar, pudiera desarrollar su inteligencia y por lo tanto, pudiera hacer de este mundo un lugar mejor para vivir y que todos pudiéramos ser más felices, me contestó lo siguiente:"Hasta que Dios me dé vida y salud"

En Staunton, una vez fueron castigados a barrer un patio, con un cepillo de dientes. Esto por haber echado un sucio fuera de los pipotes de basura. 





II-Su cónyuge, mi mamá, es Milagros Sanz Arraez. Los novios se conocieron en la casa del ex presidente Eleazar López Contreras. La fecha del matrimonio civil fue el 21 de enero de 1952 (ese día mi papá cumplía 20 años de edad). Es de notar que puesto que tenía 20 años de edad, mi abuelo paterno tuvo que autorizar el matrimonio (mi abuelo paterno es Luis Alberto Machado González). Lo mismo sucedió en el caso de mi mamá que tenía 17 años cuando se casó por el civil con mi papá. En consecuencia, mi abuelo también tuvo que autorizar la boda (mi abuelo materno es Eloy Enrique Sanz Febres Cordero).  
No era cierto que en aquellos tiempos como erróneamente se decía que el hombre alcanzaba la mayoría de edad a los 21 años y la mujer a los 18, ambos alcanzaban la mayoría de edad a los 21 años, lo que pasa es que la mujer podía casarse a los 18 años sin necesidad del consentimiento paterno o en su defecto del representante legal. En el caso del hombre sí necesitaba dicho consentimiento si era menor de 21 años aunque fuera mayor de 18. Lo anterior cambió con la reforma del Código Civil de 1982 que establecía la mayoría de edad a los 18 años, para todos los efectos y tanto para el nombre como para la mujer. En consecuencia, a partir de dicha reforma, tanto hombres como mujeres se pueden casar sin autorización de nadie a partir de los 18 años de edad. 
Hacemos esta acotación porque  a mi papá le tocó refrendar dicha reforma del Código Civil como Ministro de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia y por lo tanto miembro del Gabinete Ejecutivo del Presidente Luis Herrera Campins ya que para ese momento el Dr Luis Herrera Campins era Presidente Constitucional de la República de Venezuela y como Presidente de la República le tenía que poner el “ejecútese” a dicho Código que previamente había sido legislado por el Soberano Congreso Nacional de senadores y diputados, el cargo de “Ministro de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia” cargo que desempeñó por todo el periodo presidencial del ex Presidente Herrera (1979-1984), siendo hasta ahora es el único ministro para el desarrollo de la inteligencia en toda la historia de la humanidad.

Una tía de mi papá, Margarita Martínez Ponte de Ball decía que aquella ceremonia, más que una boda, parecía una Primera Comunión. 

La fecha del matrimonio religioso fue el 11 de febrero de 1952, día de la celebración litúrgica de la Virgen de Lourdes. La ceremonia se realizó en la sede del arzobispado de Caracas, “el Palacio Arzobispal”. Al momento de la muerte de mi papá, recientemente habían cumplido 64 años de feliz y ejemplar matrimonio. Mi papá falleció el martes 23 de febrero de 2016.

Cuando he dicho que se casaron jóvenes y fueron felices durante 64 años, algunos me repican lo siguiente:

''Sí, pero era otra época''.

A este argumento muy común, se puede responder con otra frase que decía mi papá, en el sentido que el secreto del matrimonio feliz y duradero es tener en cuenta unas pocas palabras que son las siguientes: 

Mantenimiento de la relación

Entre otras características, “mantenimiento de la relación” es no perder nunca de vista el espíritu del primer día de matrimonio. No olvidar, no descuidar nunca dicho primer día, en el que hubo una gran ilusión por lo que les deparara el futuro de una vida juntos. Mi papá siempre decía lo siguiente:

''Nunca he visto novia fea”. 

No es solo el vestido de novia y lo hermoso que dicho vestido puede ser. Es ante todo, la ilusión de la novia lo que lo que la hace hermosa. Mi papá decía que todo requiere un mantenimiento: por ejemplo, una planta. Si uno quiere que una planta dure la mayor cantidad de años posible, debe regarla todos los días, debe echarle abono, debe protegerla de insectos y comejenes que se la quieran comer y si por alguna casualidad, dichos bichos se introducen en la planta hay que desinfectarla, limpiarla, curarla, etc. 

Con el matrimonio pasa lo mismo: para que un matrimonio dure hay que cultivarlo como en el ejemplo anterior del cultivo de una planta.  Es el caso, que mi papá y mi mamá, mutuamente cultivaron su matrimonio durante 64 años (aun durante la enfermedad del Alzheimer de mi papá, dentro de lo que cerebralmente se pudiera  llamar si ''disco duro'', tuvo siempre claro el sentido de lo que mi mamá significaba para él. Aun con la mente lejana debido al Alzheimer, le decía que era ''hermosa, linda y preciosa'').

En toda la anterior argumentación hay un punto muy válido en contra de los que dicen que casarse joven es una locura. 

Del matrimonio Machado Sanz salieron 5 hijos, 15 nietos, 2 bisnietos y al momento de escribir un bisnieto en camino.





(Mi papá, un poni y sus primos hermanos: Luis Enrique y Ricardo Ball Martínez)









(Mi papá y mi mamá)




















Mi papá, mi mamá y mi hermana María Margarita Machado de Clarens (Margot)





Foto en la que aparecemos mi papá, mi hijo Andrés Ignacio Machado Núñez, mi hija Anabella Machado Núñez de Lucas y yo.
III- Al día siguiente del matrimonio religioso la pareja viaja a España con el fin de fijar residencia en Madrid. La razón de la ida a Madrid era que la Universidad Central de Venezuela fue cerrada por Pérez Jiménez y es el caso que mi papá quería estudiar Derecho y por las razones antes dichas, en la UCV no podía estudiar Derecho. En Madrid estudia no solamente Derecho sino también Economía y además doctrina social de la Iglesia en el instituto pontificio León XIII.

Aparte de sus estudios también conspira contra la dictadura perezjimenista ya que en su apartamento se editaba el periódico denominado “Tiela” que iba contra dicha dictadura (vivieron en la calle Serrano 141).

 Sobre “Tiela” hay un hecho curioso que casi nadie sabe:

¿Cómo llegaba “Tiela” a Venezuela?

Respuesta: en la maleta de César Girón.

Para esa época, César Girón era el mejor torero del mundo, si no era el mejor era uno de los mejores. Es el único torero de toda la historia que cortó dos patas en dos domingos seguidos (una en cada domingo) como lo hizo en la maestranza de Sevilla. Pues bien César Girón se unió a la conspiración y en su valija traía “Tiela” a Venezuela para que fuera repartida en la clandestinidad (como era la figura que era, en el aeropuerto no le revisaban las maletas). 

Algunos de los compañeros de exilio en Madrid y que también conspiraron contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez editando y trabajando en “Tiela” fueron Luis Herrera Campins, Rodolfo José Cárdenas, Miguel Angel Burelli Rivas, José Enrique Porras Omaña quien posteriormente fuera Ministro de Fomento y compañero de gabinete de mi papá en el gobierno del Dr Luis Herrera Campins, Guido Días Peña, quien posteriormente fuera Ministro de información y también compañero de gabinete de mi papá en el gobierno del Dr Luis Herrera, etc. 







Mi papá con mi hermana Milagros Machado Sanz de Angeli, en Madrid, España. Milagros (1956) y yo (1953) nacimos en Madrid. En Cambio, Mercedes (1958) Enrique (1960) y María Margarita (1968) nacieron en Caracas.
IV-En 1958 puede volver al país luego de la huida del dictador venezolano Pérez Jiménez hacia la República Dominicana en la madrugada del 23 de enero de 1958, ahí lo esperó su colega, otro dictador, el sanguinario, populista y enfermo sexual, Rafael Leonidas Trujillo, mejor conocido como “Chapita”, quien posteriormente financiara y dirigiera el magnicidio felizmente fracasado contra Rómulo Betancourt el 24 de Junio de 1960.

Al llegar a Venezuela mi papá se inscribe en COPEI. Hay una anécdota que mi mismo papá se divertía contando, que es la siguiente:

Mi papá quería trabajar en COPEI y a tal afecto se presenta en la sede el partido. Sin embargo, un altísimo dirigente de Copei le dice que “no hay escritorio, por lo tanto no hay sitio donde ubicarte”.

Pues bien mi papá va a una mueblería, compró su escritorio, lo instala en un pasillo y comenzó su trabajo (hizo todo eso muy temprano en la mañana). Cuando entró el alto dirigente de Copei queda atónito, mudo y paralizado por unos segundos. Quería articular palabra pero no le salían. Como que iba y se devolvía, iba y se devolvía. Bueno, cuando pudo hablar no le quedó otra que felicitarlo por su audacia.  





No olvidemos que en diciembre de 1958 ganó Rómulo Betancourt. Era su segundo gobierno (1959-1964). En este gobierno mi papá fue vice Ministro de Agricultura y Cría, siendo Víctor Giménez Landinez el ministro. En 1961, Víctor Giménez Landinez, como Ministro y en el Campo de Carabobo firmó junto al presidente Betancourt la Reforma Agraria en la que habían arduamente trabajado mi papá y el Dr Giménez Landinez. Varias veces mi papá quedó como ministro encargado de dicho ministerio. Estamos hablando en el marco político de lo que se llamó “el Pacto de Punto Fijo”, firmado en 1958, entre Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba, en la que los firmantes se comprometieron a respaldar unánimemente al gobierno que ganara las venideras elecciones de 1958. Se llamó “Punto Fijo”, no porque se hubiera firmado en la ciudad de Punto Fijo, Estado Falcón como algunos erróneamente creen, sino que se firmó en las Delicias de Sabana Grande, en Caracas, en la que para ese momento era la casa de habitación del que posteriormente fuera presidente, el Dr Rafael Caldera (la casa del ex presidente Caldera se llamaba “Punto Fijo”). 
A finales de 1963 el Dr Víctor Giménez Landinez renuncia al ministerio y a mi papá le quedaron dos opciones:

O continuar como ministro titular hasta marzo de 1964 en la que finalizaba el periodo de gobierno del presidente Rómulo Betancourt, o lanzarse como candidato a diputado en las planchas de COPEI, por el Estado Mérida, en diciembre de 1963, para el periodo 1964-1969, que ganara el Dr Raúl Leoni. Mi papá optó por ser candidato a diputado, quedando electo. Por haber optado a dicha candidatura, tuvo que renunciar a ser ministro titular del ministerio de Agricultura y Cría en lo que restaba de tiempo del gobierno de Rómulo Betancourt.





Para finalizar el seguimiento de su paso por el Ministerio de Agricultura y Cría relataremos la siguiente anécdota:

Siempre evitó usar escoltas y la parafernalia del cargo, le gustaba pasar como ciudadano común, cuando tuvo escoltas fue obligado y porque no le quedó otra cosa que hacer.  Cuando podía manejaba él el carro y les daba descanso a los chóferes. Pues bien, al llegar de España se compró un Volkswagen escarabajo que tanto le gustó y que le duró por muchos años más (yo lo llegué a tener como mi carro en el año 1977). 

Un sábado, siendo ministro encargado de Agricultura y Cría le tocó ir al ministerio, que para ese entonces estaba en las torres del Centro Simón Bolívar. Pues bien, fue solo y en su Volkswagen llegó a dicho centro. Luego paró el carro en el puesto asignado al ministro y subió al despacho. Estando en la oficina llegó otra persona que estaba citada para el despacho del ministro encargado pero que no sabía ni se imaginaba que Luis Alberto Machado tenía un Volkswagen. Es el caso que la persona citada, tenía lo que era para ese entonces era un carro último modelo. La persona citada habla con el vigilante y le dice que va al despacho del ministro y que por favor lo deje estacionar, el vigilante le dice que no hay puesto y que busque en otra parte. Luego la persona citada al despacho del ministro le reclama al vigilante que por qué había dejado parar en el puesto del ministro semejante cacharro de Volkswagen, que por favor lo haga desalojar para estacionarse él ahí ya que el ministro lo estaba esperando. El vigilante le dice que no puede hacer eso ya que “semejante cacharro” era el carro del ministro, con el subsiguiente enmudecimiento de la persona citada al despacho de mi papá.





Por otra parte, sin dejar sus obligaciones políticas, en el período de Rómulo Betancourt escribe “Afirmación Frente al Marxismo” dedicado “A mis hijos”. Algo que debemos decir para la posteridad es que una vez mi papá me dijo que para él su mejor libro, el más importante y más influyente, fue Afirmación Frente al Marxismo y no el más vendido y más conocido como lo es “La Revolución de la Inteligencia”. 

La primera edición de Afirmación Frente al Marxismo fue publicada por Editorial Sígueme, Salamanca, España, 1963; época en que las guerrillas estaban en su pleno apogeo en Venezuela y  en la plena agitada década de los años sesenta; en plena “guerra fría”, cuando existía la “Unión Soviética”, cuando Alemania estaba dividida entre la Alemania libre y la Alemania comunista, cuando existía el Muro de Berlín, cuando existía la división entre la Europa comunista del lado oriental y la Europa libre del lado occidental separadas por lo que Winston Churchill llamó “la Cortina de acero”, etc.





Afirmación frente al Marxismo tuvo una reciente reedición en el año 2010, fue esa vez editado por Ediciones Trípode, editorial de los Cursillos de Cristiandad y prologado por Monseñor Ovidio Pérez Morales. Dicha editorial expresa que el libro “Afirmación frente al Marxismo” fue publicado “en una época en que el marxismo estaba en apogeo mundial”. Es una serie de reflexiones sobre marxismo, donde se enfatiza que “en teoría y en la práctica el marxismo es falso”. El autor certifica que este libro está vigente, hoy en el 201O, sin cambiar un ápice. Ediciones Trípode lo reedita considerando trascendental el conocimiento de este libro debido a la desorientación y confusión reinante en nuestro país sobre este tema, actualmente en discusión” (fin de la cita) 

Afirmación Frente al Marxismo es un libro que ataca frontal y claramente al marxismo, en un momento en que como acabamos de decir, el marxismo estaba en un gran apogeo mundial, en que además la tercera parte de la humanidad habitaba en zonas dominadas y controladas por marxistas, y en una época en que había plena actividad de las guerrillas en Venezuela. Hubo un hecho muy sorpresivo y curioso:

A uno de los guerrilleros venezolanos que capturó las Fuerzas Armadas Venezolanas, le encontraron en su morral, granadas y todo tipo de armas que cupieran dentro del mismo, y además de todo eso, el libro Afirmación Frente al Marxismo. 





V- En diciembre de 1963 es electo diputado al Congreso Nacional por el Estado Mérida, para el período 1964-1969, el mismo periodo del presidente Raúl Leoni.

En este período, como diputado, participó en leyes tales como el “Modus Vivendi”, que fue el convenio que todavía hoy rige las relaciones entre el estado Venezolano y La Santa Sede.  Esta ley es muy importante por lo siguiente:

En 1959 el Papa era San Juan XXIII. Es cierto que era un hombre muy afable y muy simpático, lo llamaban “el Papa bueno”. Sin embargo Juan XXIII a pesar de su carácter conciliador era un hombre de carácter y de tomar decisiones, y no se la pasaba en puntos medios que no son ni de acá ni de allá. Es decir, no era con él eso de “ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario”. Por algo fue el Papa que convocó el Concilio Vaticano II.
Pues bien, San Juan XXIII nombra a Monseñor José Humberto Quintero como nuevo arzobispo de Caracas y en consecuencia se arma un problemón político en Venezuela por dicho nombramiento ya que unos políticos lo querían como arzobispo pero otros políticos querían a Monseñor José Pulido Méndez (los adecos eran pro Monseñor José Humberto Quintero y los copeyanos eran pro Monseñor Pulido Méndez).

De acuerdo a la vigente para esa época “Ley del Patronato Eclesiástico” se necesitaba la confirmación del para entonces Presidente de la República Rómulo Betancourt para que ratificara a Monseñor José Humberto Quintero como nuevo arzobispo de Caracas. Dicha ley era heredada de la época de la colonia y establecía que el rey de España nombraba los obispos. Debido al problema político antes dicho, Rómulo Betancourt momentáneamente paró la confirmación.

El lío llegó a tal punto que hasta hubo ilustres copeyanos que fueron a ver a Monseñor José Humberto Quintero para convencerlo que no aceptara el nombramiento como arzobispo de Caracas (para ese momento era obispo auxiliar de Mérida). El problema tenía sus ramificaciones políticas algo profundas porque AD, COPEI y URD eran miembros del Pacto de Punto Fijo y estaban dos miembros de dicho pacto enfrentados como lo eran AD y COPEI. 

La cosa llegó a ponerse tan candente que una “comisión de notables” con gente muy honorable y calificada fue a Roma a pedirle al Papa San Juan XXIII para que zanjara este forcejeo político/eclesiástico. Entre estas ilustres personalidades en esta “comisión de notables” estaban gente de la talla, talante y estatura de un Arístides Calvani (COPEI) y de un Gonzalo Barrios (AD) los cuales fueron a Roma a solicitarle a San Juan XXIII que se echara para atrás con el nombramiento de Monseñor José Humberto Quintero y también con respecto a Monseñor Pulido Méndez y que nombrara para Caracas a un arzobispo distinto a los dos anteriores y así supuestamente quedaba zanjado el problema político que se había creado por el nombramiento del nuevo arzobispo  para Caracas (el eterno “punto medio” de los eternos conciliadores).  





Sin embargo, Juan XXIII a pesar de su carácter dulce y suave, era un hombre que sabía plantar. En consecuencia, no se echa para atrás y lo que hace para demostrar que no iba a dar su brazo a torcer que no recibió en Roma a “la comisión de notables” anteriormente mencionada. Monseñor José Humberto Quintero era el arzobispo electo de Caracas por el Papa y no había nada más que hablar. Claro: la diplomacia vaticana es muy hábil, veterana y experta; al fin y al cabo tiene dos mil años de experiencia, obviamente se buscó la debida excusa diplomática para no recibir dicha “comisión de notables” y los notables volvieron a Caracas sin poder resolver el problema político/diplomático/eclesiástico antes mencionado.   

Pues bien, le llegó el momento a Rómulo Betancourt de fijar posición y dijo lo siguiente: 

“¿Y por qué se oponen tanto a ese curita? No quiero líos con El Vaticano”.

En consecuencia, Rómulo Betancourt lo ratifica y en 1959 José Humberto Quintero se convirtió en arzobispo de Caracas, sucesor del arzobispo de la resistencia contra Pérez Jiménez, monseñor Rafael Arias Blanco de feliz memoria. Luego en 1963, San Juan XXIII nombró a José Humberto Quintero como el primer cardenal venezolano.

Todo este problema trajo como consecuencia que se revisara la Ley del Patronato Eclesiástico y en consecuencia al final del periodo de Rómulo Betancourt, en febrero de 1963, se firma una ley de "Modus Vivendi"  entre por una parte, la para entonces República de Venezuela representada por Rómulo Betancourt y por la otra, el Estado de El Vaticano, ley que aún rige las relaciones entre ambos estados. La ley fue ratificada poco tiempo después por el Congreso Nacional pero ya en el período presidencial de Raúl Leoni (1964-1969), en el que mi papá era diputado por el estado Mérida e intervino en el Congreso Nacional en las discusiones constitucionalmente obligatorias, como diputado al Congreso Nacional.  No se trataba de un concordato sino de un "Modus Vivendi" hasta llegar a un concordato, al que aún no se ha llegado al día de hoy. 
  
La ley del “Modus Vivendi”, deroga la Ley del Patronato Eclesiástico y entre otras cosas establece lo siguiente: 





1) Los obispos venezolanos los nombra soberanamente el Papa sin intervención alguna del estado venezolano, 
  
2) A cambio de eso el Papa se compromete a nombrar obispos venezolanos por nacimiento. 
  
3) El Presidente de la República tiene el derecho a veto dentro del lapso de un mes posterior al nombramiento del obispo nombrado por el Papa. Si en dicho lapso el Presidente de la República no dijere nada se entenderá que no tiene objeciones. Si las tiene, el Papa tendrá que nombrar otro obispo. Esto último no quiere decir que el Presidente de la República tiene que ratificar o convalidar el nombramiento de los obispos venezolanos por nacimiento nombrados por el Papa como por ejemplo tiene que hacer el Senado de los Estados Unidos de América con el nombramiento de los ministros (secretarios) nombrados por el Presidente de Los Estados Unidos que no pueden tomar posesión del cargo hasta que no sean ratificados por el Senado y en caso de no serlos tienen el Presidente que nombrar un nuevo ministro (secretario) que tendrá que ser ratificado, una diferencia un tanto sutil y casi imperceptible, pero diferencia al fin y al cabo. 
Hemos querido hacer hincapié sobre esta ley del “Modus Vivendi” en la que mi papá participó como diputado y de la mucho se sintió contento y orgulloso por haber participado porque marca “un antes y un después” en las relaciones entre el Estado Venezolano y la Santa Sede. Aunque no es un tema para este momento, quizás lo sea para después, en un momento posterior a dicha ley hubo una muy fuerte tensión y conflicto entre el gobierno venezolano y la Santa Sede por el nombramiento de un obispo (en realidad el conflicto implicó a más de un obispo). Ese conflicto, con la ayuda de Dios fue felizmente resuelto. Y en gran medida se pudo solucionar gracias a que existía la ley del “Modus Vivendi” porque hubiera sido mucho más difícil de resolverlo si para dicho momento hubiera existido la Ley del Patronato Eclesiástico.     

Por otra parte, en 1966 siendo diputado “se come una raya” de tránsito.  El fiscal lo para y le pone una multa.  Íbamos en el Volkswagen un amigo y yo.  Luego de puesta la multa nos dice
“Yo hice mal en comerme el rallado, pero si yo le sacaba el carnet de diputado muy probablemente me hubiera dejado ir y no me hubiera puesto la multa, yo preferí que pusiera la multa pero no darle el mal ejemplo, porque si abusaba de mi condición de diputado le iba a dar el mal ejemplo y eso no ayuda a formar buenos ciudadanos que es ante todo lo hay que hacer…”





Igualmente, en 1966 comienza a trabajar como secretario político, del candidato de COPEI, Rafael Caldera, ganando Caldera las elecciones presidenciales de 1968, siendo esta la primera vez que un candidato de oposición llegaba a Miraflores en Venezuela. El para entonces presidente Rafael Caldera lo nombre Secretario General de la Presidencia, estando en dicho cargo durante todo el periodo presidencial (1969-1974). Es de notar que al principios de dicho gobierno el sub secretario general de la presidencia fue Eduardo Fernández quien aproximadamente a mitad de dicho período fue nombrado “secretario general adjunto” del Partido COPEI (el secretario general era Pedro Pablo Aguilar).

De este gobierno, vamos a resaltar una historia que tuvo para mi papá de los peores y mejores momentos en este período y que es la siguiente:

El 18 de mayo de 1973 es secuestrado un avión Convair perteneciente a lo que era la línea aérea Avensa. Fue secuestrado por el llamado Ejército Revolucionario del Pueblo, de la ultra izquierda venezolana y que no se acogieron a la política de pacificación que había implementado el primer gobierno del ex presidente Rafael Caldera.





El grupo estaba encabezado por Federico Botini Marín quien se había escapado de la Cárcel Modelo de Caracas unos meses atrás. Los secuestradores solicitaban la libertad de 79 presos que se encontraban en las cárceles venezolanas. Los secuestradores los denominaban ''presos políticos''. El secuestro fue un viernes en la noche. En esa misma noche se reúnen de emergencia el ex presidente Caldera, Arístides Calvani que era el canciller y mi papá. El ex presidente Caldera comisiona a mi papá para que responda en nombre del gobierno. 






A la mañana siguiente, mi papá da una rueda de prensa en la que a nombre del gobierno, declara que en Venezuela no había presos políticos, sino presos que por motivos políticos, habían cometido delitos comunes. Que por lo tanto, el gobierno no podía soltar a la calle a presos que habían cometido actos delincuenciales que muy probablemente, si los soltaban los iban a repetir y que en consecuencia, iban a poner en peligro la paz de la república.





Dijo también que el presidente Caldera estaba dispuesto a dar su propia vida por cualquier venezolano pero que a su vez no iba tomar ninguna decisión que pusiera en peligro la vida de cualquier venezolano.  Luego de esta declaración, al capitán Oscar José Castro Marín, le ordenaron desviar el vuelo hacia Curazao. De allí partieron a Panamá, después fueron a México para finalmente terminar en el Aeropuerto "José Martí" de La Habana, Cuba.  A Cuba llegaron el 20 de mayo, gracias a Dios en primer término y en segundo término a que el gobierno se plantó y dijo que no soltaba los presos. Luego dese Cuba, felizmente todos los pasajeros fueron devueltos sanos y salvos a Venezuela. 





Mi papá era un hombre que sabía manejar muy bien las emociones, tanto la tristeza como la alegría, tanto la dicha como la angustia. En esos dos días del secuestro del avión, pocas veces lo vi tan ansioso y angustiado, sobre todo el sábado 19 de mayo de 1973, cuando llegó a la casa, luego de la rueda de prensa, en la que a nombre del gobierno le dijo que ''no'' a los secuestradores pero a la vez, pocas veces lo vi tan feliz cuando el domingo 20 de mayo fueron liberados los pasajeros.

Lo del avión, me recordó una lección que me dijo una vez, en la que no supe decir que ''no''. Me dijo que los verdaderos líderes, obviamente que son seres humanos y que como todo ser humano, todos tienen defectos, hacen cosas que no deben, tienen miserias, cometen errores, etc. Sin embargo, todos tienen una virtud en común que es la siguiente:
''Saben decir que no''.
Otra anécdota:

Siendo Secretario General de la Presidencia, un dueño de caballos de carrera, al que ni siquiera conocía, le manda de regalo muy fino y muy costoso. Se trataba de un mueble: una marquesa de caoba para guardar botellas. Mi papá la devuelve. Le pregunté que por qué la devolvió y me responde que ese regalo lo hubiera comprometido, que atrás del regalo vendría algo nada santo…

Estas anécdotas reflejan que el poder no lo corrompió ni lo mareó.  Recuerdo que pocos días antes de tomar posesión como Secretario General de la Presidencia nos pidió que lo acompañáramos a Misa, para pedirle a Dios que no lo dejara caer en la tentación del poder.  Y Dios lo ayudó, siempre vivimos muy humildes en un apartamento en la Florida. 

Recuerdo lo que nos dijo cuando entregó el cargo como Secretario General de la Presidencia, fue lo siguiente:

“En este humilde apartamento vivíamos cuando comencé en el cargo y luego de los cinco años en el cargo volvemos al mismo.  Si ustedes algún día tienen poder deben obrar de igual manera”.





Foto tomada en 1971, en Miraflores. Aparecen el ex presidente, Dr Rafael Caldera, Gabriel García Márquez, futuro premio Nobel de Literatura 1982 y mi papá como secretario General de la Presidencia de la República. Fue cuando Gabriel García Márquez vino a Venezuela debido al recibimiento del premio internacional de Literatura “Rómulo Gallegos” que lo ganó con la novela Cien Años de Soledad. El importe del premio lo donó al recién fundado partido político MAS, Movimiento al Socialismo, fundado en enero de 1971 por ex guerrilleros que se habían acogido a la política de pacificación llevada a cabo por el Dr Lorenzo Fernández ex ministro de Relaciones Interiores, tales como Teodoro PetkoffPompeyo Márquez, etc.)  





 (Foto tomada durante el primer gobierno del Dr Rafael Caldera. Aparecen en la foto Lorenzo Fernández, Alfredo Coronil Hartmann, hijastro del ex presidente Rómulo Betancourt y mi papá, secretario General de la Presidencia de la República. Dos grandes amigos de mi papá. Para ese momento, a pesar que Alfredo Coronil era adeco, era director de la Radio Nacional de Venezuela).
VI-La Revolución De La Inteligencia fue impresa por Editorial Seix Barral. Barcelona, España, 1975. Vamos a citar el final del libro:

''Escribo frente al mar, lejos de la vorágine de la gran ciudad. Aquí estoy alejado aun de mi familia y de mis amigos. Me acompaña una mujer negra, cuya edad no puedo determinar. Se llama María. Y no sabe ni leer ni escribir. Debe tener muchos años, por las cosas que dice. Ella me prepara la comida cada mañana.

Su especialidad, una salsa de tomates con ingredientes que se cuida en no revelar. Esa salsa es el aderezo obligado de verduras, legumbres y granos, pero sobre todo de unos serpenteantes spaghetti que merecen todo su esmero. 





Un día le dije: ''María, hoy quiero spaghetti pero sin spaghetti''.

Por toda respuesta contestó ''Humm''. Y me olvidé del asunto. Pero cuando me senté a comer, allí estaba sobre la mesa, como único alimento, un amplio recipiente rebosante de salsa  de tomate.

Una semana después me preguntó: ''¿sobre qué trata el libro que usted está escribiendo?''

''Sobre la inteligencia humana''; yo creo, María, que todo el mundo puede llegar a ser inteligente; que usted, María, así como podría aprender a leer y a escribir, también podría aprender a ser inteligente''.

No dijo nada.

Me miró fijamente y tuve la impresión que mis palabras se habían perdido entre sus ojos.

Al rato preguntó de nuevo:

''¿Y cómo lo va a llamar? ''

Pensé que no valía la pena contestarle, pero me acordé de los spaghetti sin spaghetti y con desgano le dije: La revolución de la inteligencia, nombre que todavía barajaba entre otros muchos.
Las ya amplias ventanas de su nariz se extendieron aún más mientras hablaba: '' Usted ve, así sí…eso es lo que usted dice…, ahora sí lo comprendo…’’. 

Desde entonces ya no tuve dudas acerca del título de este libro.

Pero nunca podré saber si ella lo habrá entendido''. Fin de la cita. 

Este libro y el “Derecho a ser inteligente” que más adelante citaremos, influyeron en gran medida en la decisión que tomó el ex presidente Luis Herrera que veremos a continuación:





VII- En 1979 Luis Herrera Campins lo nombra “ministro de Estado para el desarrollo de la inteligencia”. 






Una de las innumerables muestras de cómo mi papá le buscó el lado positivo a todo, se vio con la creación, por parte del ex presidente Luis Herrera Campins, de dicho cargo. Ahora bien, mi papá quería ser  ministro de educación para que desde dicho despacho se pudiera dedicar al desarrollo de la inteligencia.

Antes que Luis Herrera lo nombrara para dicho cargo mi papá me confesó que: o Luis Herrera lo nombraba Ministro de Educación o no aceptaba ningún otro cargo y por lo tanto, se quedaría en la actividad privada luchando por el incremento de la inteligencia, no solo en Venezuela sino en la medida de sus posibilidades, en el resto del mundo. Cuando Luis Herrera le propone el nuevo cargo, el primer sorprendido fue mi papá. Por otra parte, mi papá siempre reconoció que la creación del cargo de Ministro de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia fue idea de Luis Herrera.

En uno de sus mensajes anuales al Congreso Nacional, el mismo Luis Herrera lo expresó de la siguiente manera:

“Una de las decisiones más difíciles que tomé al llegar al Gobierno y la más criticada en principio fue la creación del Ministerio de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia. Se han iniciado programas en combinación con destacadas universidades, pensadores, artistas y científicos sociales de diversas partes del mundo”.
De la misma manera dijo lo siguiente en otro de sus mensajes anuales al Congreso Nacional, en marzo de 1981:  

"Por primera vez en la historia se le ha otorgado al desarrollo de la inteligencia de todos los hombres el carácter de un asunto de Estado, de un problema de Gobierno, de una decisión política con una clara y precisa orientación democrática, porque se trata de desarrollar al pueblo y, en especial a los pobres, lo que traerá necesariamente un cambio radical y definitivo de todas las estructuras." 

El 12 de marzo de 1979 fue la toma de posesión de Luis Herrera y de su gabinete. Ese día la mancheta de El Nacional, dijo lo siguiente:

''Un ministerio de la inteligencia, no lo tiene Francia, ni lo tuvo Grecia''.

Mucha gente se quejó ante de mi papá, por dicha mancheta. Algunos le dijeron que eso había sido algo muy mal intencionado y que ya empezaba el ataque feroz, sobre todo por parte de los intelectuales. Lejos de eso, mi papá se puso eufórico. En privado nos decía una frase que la decía cuando se ponía muy contento: 

''Eso es una maravilla, una maravilla, una maravilla''. 

Decía que esa mancheta, lejos de traerle males a su proyecto, le iba a traer bienes. Que independientemente de la intención de quien hizo la mancheta y de la línea editorial de ''El Nacional'', lo que salía en las manchetas de ''El Nacional'' eran asuntos muy relevantes y de muy alta jerarquía, y que aparte de una gran publicidad, El Nacional le estaba dando a su proyecto una inmensa importancia, etc.





En los primeros días de su cargo como ministro, una noche me ensenó una carpeta que traía de su despacho. Se trataba de 15 recortes de artículos de prensa de ese día y resulta que los 15 artículos, estaban en contra de la creación del cargo de Ministro de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia. No exageramos, cuando decimos 15, queremos exactamente decir 15 y cuando decimos ''en contra'', literalmente queremos decir en contra. 
Los leí junto con él, yo los leía y él los releía. Y en vez de ponerse deprimido o triste por tanta crítica, estaba eufórico y con su fiel acompañante, de ''eso es una maravilla, una maravilla, una maravilla. Mi papá decía que era muy alentador, por una parte si todos estaban a favor pero por la otra también era alentador si todos estaban en contra:

''El que el 100 % de los artículos estén en contra, indica que voy por buen camino''.

En 1979, justamente en el momento, cuando Luis Herrera nombraba a mi papá, como Ministro de Estado para el Desarrollo de la Inteligencia, el Ayatollah Jomeini llegaba a Teherán, procedente de París, para instaurar en Irán, la ''Revolución Islámica''. Una revista francesa dijo que dos gobiernos de países petroleros habían enloquecido, el de Irán y el de Venezuela. El de Irán que había nombrado ''el Ministerio de la Pureza de la Fe'' y el de Venezuela que había nombrado el ''Ministerio del Desarrollo de la Inteligencia''. En Venezuela, una revista calificó al ''Ministerio del Desarrollo de la Inteligencia'' como “un ministerio surrealista''. 

Lo anterior hizo que José Alberto Zambrano Velasco, gran amigo de mi papá y para ese entonces ministro de relaciones exteriores (canciller), reuniera al cuerpo diplomático para que mi papá les explicara lo que significaba el cargo de ministro de estado para el Desarrollo de la Inteligencia. El ex canciller Zambrano fue un gran apoyo en lo internacional.





Muchos recuerdan el concierto de los indios pemones, en el mes de octubre de 1979, en el teatro Teresa Carreño, al que asistieron entre otras muy connotadas personalidades el ex presidente Luis Herrera Campins y el Dr José Antonio Abreu para ese entonces uno de los directores del despacho de la oficina del Ministro de Estado para el desarrollo de la inteligencia. En dos meses aprendieron a tocar el violín mediante “el método Suzuki”. El concierto fue televisado y entre otras piezas musicales, tocaron el cuarto movimiento de la novena sinfonía de Beethoven, el llamado “Himno a la alegría” y el “Aleluya”, el movimiento más famoso de “El Mesías” de Handel.

Mis hermanas Mercedes y María Margarita (Margot) tocaron en dicho concierto junto a los indios pemones. 

Además del concierto de los indios pemones, el despacho del Ministro de Estado para el Desarrollo de la inteligencia se hicieron múltiples proyectos, entre ellos “Aprender a pensar” basado en la metodología del muy importante pensador Edward de Bono, médico, psicólogo y filósofo. Esto se hizo con el apoyo de la escuela de psicología de la universidad de Harvard a través del psicólogo conductista B. F. Skinner quien dijo lo siguiente:

"No existe ninguna razón para que no podamos enseñar a un hombre a pensar".





También se trabajó en el “Proyecto Familia” a cargo de la psicóloga Dra Beatriz Manrique para enseñarles a estimular a su sus hijos, antes del parto, en el parto y después del parto (se trabajó mucho en la maternidad Concepción Palacios de Caracas). 





De la misma manera se trabajó para la popularización del ajedrez ya que está científicamente demostrado que estimula la inteligencia y se hizo mucho más de lo que en este momento no hay espacio para seguir explicando. La idea de mi papá era lo que posteriormente dijo y que se recoge en un video que actualmente está circulando por las redes sociales que contiene una entrevista que le hizo Marcel Granier a mi papá en su programa “Primer Plano”, que dice lo siguiente: 





 “No es que la educación sea una prioridad… ¡la educación es la prioridad! Con educación se arregla todo, sin educación no se arregla nada”.

VIII-El final del cargo de Ministro de Estado para el Desarrollo de la inteligencia fue de la siguiente manera:

Mi papá nunca quiso que la idea del desarrollo de la inteligencia se politizara ya que si eso se daba, por razones políticas unos la apoyarían y por las mismas razones políticas otros la rechazarían. En 1983 gana las elecciones el Dr Jaime Lusinchi, médico. Lusinchi era de un partido político distinto a mi papá. Lusinchi era adeco y mi papá copeyano. Mi papá me dijo una vez que Lusinchi, por ser médico pediatra, entendía muy bien lo que mi papá decía en relación al desarrollo de la inteligencia y hasta me dijo que Lusinchi le había dicho que creía en sus ideas pero que no compartía que existiera un ministerio de la inteligencia. Aun así mi papá, siendo todavía el Dr Lusinchi Presidente Electo, le recomendó públicamente que no eliminara el cargo de Ministro de Estado para el Desarrollo de la inteligencia (lo hizo a través del programa Primer Plano con Marcel Granier). Evidentemente que mi papá no esperaba ni remotamente el quedar ratificado en el cargo pero sí que nombrara a un ministro adeco como sucesor de mi papá y a tal efecto le propuso 3 nombres:

Alina Lampe

Evangelina García Prince

Un tercero cuyo nombre no recuerdo pero estoy seguro que eran 3.

El ex presidente Jaime Lusinchi le hizo caso parcial a mi papá ya que si bien no nombró a un adeco sucesor suyo en el cargo de  Ministro de Estado para el Desarrollo de la inteligencia, introdujo los programas para el desarrollo de la inteligencia dentro de una “dirección sectorial” del Ministerio de Educación.

Y pasó lo que tenía que pasar:





Los programas para el desarrollo de la inteligencia se burocratizaron y en consecuencia murieron (además no hubo mucho interés en continuarlos).

IX-Ahora bien, los programas desarrollo de la inteligencia resucitaron con Enrique Mendoza. En 1995 Enrique Mendoza fue electo gobernador del estado Miranda, fue electo durante el segundo gobierno del Dr Rafael Caldera. El ex gobernador Enrique Mendoza aplicó durante su mandato en el Estado Miranda, los programas desarrollo de la inteligencia (1995-2004). A tal efecto los implementó en todas las escuelas regionales del Estado Miranda. A tal efecto contó con la valiosa ayuda de la Dra Beatriz Capdevielle.  





Posteriormente el sucesor de Enrique Mendoza como gobernador de Miranda tiró a la basura aquellos programas para desarrollar la inteligencia de los estudiantes mirandinos. No le convenían. A ningún dictador, sea de “izquierda” o de “derecha” le conviene que los súbditos desarrollen su inteligencia. Si todo el mundo se convierte en genio, se crea una revolución de verdad y le puede mover el piso a mucha gente, tal cual por ejemplo se le movería el piso al sucesor de Enrique Mendoza en la gobernación de Miranda, por el solo hecho que los niños del Estado Miranda desarrollaran su inteligencia y por lo tanto fueran más inteligentes.  En el libro La Revolución De La Inteligencia se cita el sabio refrán que dice que si a la orilla del mar ves a un hombre con hambre, no le regales el pescado sino enséñalo a pescar. Añadimos que si le regalas el pescado le habrás quitado el hambre por un día mientras que si lo enseñas a pescar se la habrás quitado para toda la vida. 





Los dictadores, sean de izquierda o de derecha, son populistas, regalan pescados, no enseñan a pescar. El populismo está en contra de la doctrina social de la iglesia y en contra de La revolución de la inteligencia. El esquema populista pretende que los dictadores le regalen pescados a sus súbditos, a cambio de apoyo político. Es decir que no pesquen pero que a la vez apoyen a los dictadores que por el mero hecho de ser dictadores son populistas. 





Eso sí: el que políticamente no los apoye, ni le regalan el pescado y ni tampoco lo dejan pescar. El monopolio de la pesca lo tienen los dictadores, sean de “derecha” o de ‘‘izquierda” Obviamente que hay que suministrarles el pescado diario a los impedidos, a los discapacitados, a los enfermos, a los niños que no se valen por sí mismos y que su padres que verdaderamente no se los pueden suministrar. Es decir a los que verdaderamente no pueden por razones ajenas a su voluntad, etc; pero todos estos son excepciones.
Los dictadores juegan a la dependencia. Por ejemplo, cuando un dictador regala viviendas o les da créditos muy beneficiosos que muchas veces no cobra, no les otorga el título de propiedad. Mientras los beneficiados no tengan la propiedad de sus respectivas viviendas, serán objeto de chantaje, presiones indebidas y manipulación, ya que los dictadores lo amenazarán con quitarle la vivienda si no lo apoya políticamente y no hace lo que el dictador le ordena. Lo mismo pasa con las dádivas de dinero, que se las quitan si no le obedece a determinado dictador. 

Por lo anterior, los dictadores tienden a crear súbditos alienados, limosneros, pedigüeños, que tienden a la holgazanería, ociosidad y flojera, y por lo tanto, embrutecidos y estupidizados, que terminan convertidos en unos repetidores cual loritos de consignas políticas y de obligado asistentes a mítines de dictadores.





El desarrollo de la Inteligencia no le conviene a ningún dictador sea de ‘‘derecha” o de ‘‘izquierda”. Lo que se tiene en el cerebro es algo que nadie se lo puede quitar a nadie. 

Un dictador les puede quitar a sus súbditos la vivienda, les puede quitar el dinero, les puede quitar las dádivas y las limosnas que reparte para comprarles la conciencia como lamentablemente ha pasado y sigue pasando pero no le puede quitar el saber, el conocimiento y la inteligencia que tienen dentro de su cerebro. Por esto mismo, es que las dictaduras con quien más han tenido y siguen teniendo conflictos, es en los sitios donde se imparte el saber, el conocimiento y la inteligencia, tales como las universidades, etc. 

‘‘El fomentar la ignorancia suele ser un método usado por los regímenes totalitarios para intentar tener más control sobre las personas‘‘(anónimo).





Por todo lo anterior y otras razones más, es que no convenía lo que decía mi papá sobre el poder aprender a ser más inteligentes porque un pueblo mientras menos inteligente y más bruto es, es más dependiente, es más manipulable, es más manejable y por lo tanto, es menos próspero, y al fin y al cabo, más infeliz. En cambio, mientras más inteligente y creativo un pueblo es, es más libre, es más soberano, es más independiente, es más auto determinado y por lo tanto, es más próspero, y al fin y al cabo, más feliz.

El desarrollo de la inteligencia es un gran antídoto contra el populismo y las dictaduras.

Los dictadores, sean de “izquierda” o de “derecha” temen que sus intereses y liderazgos puedan verse perjudicados cuando se enfrentan a un pueblo inteligente. Por eso los dictadores quieren que sus súbditos sean brutos y estúpidos, entre otras cosas para que no se den cuenta de sus latrocinios: que el pueblo no piense, que el dictador piensa por ellos.  

Si bien lo que vamos a relatar, sucedió cuando mi papá tenía 4 años, el que el pueblo español fuera más inteligente, nunca le hubiera convenido al general José Millán de Astray. En efecto: en 1936, este general de manera salvaje invadió el paraninfo de universidad de Salamanca e interrumpió el discurso del rector, Don Miguel de Unamuno y le gritó lo siguiente:





"Muera la inteligencia, viva la muerte" 

A lo que el digno Unamuno le respondió lo siguiente: 

 “Este es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho.”

Esta fue la última clase de Unamuno. Como consecuencia de esta respuesta, Unamuno permaneció arrestado en su domicilio. No lo llevaron a la cárcel, porque hubiera sido un precio político demasiado alto el que los nacionales hubieran tenido que haber pagado. Al poco tiempo, Unamuno moría de tristeza, el 31 de diciembre 1936, en plena guerra civil española.  

La frase "Muera la inteligencia, viva la muerte" está citada en el libro El Derecho a ser inteligente que escribió mi papá.

Bien dijo Jorge Luis Borges lo siguiente:

«Yo no creo que los dictadores en general sean personas muy inteligentes».





X- En noviembre de 1982, siendo mi papá ministro de estado para el desarrollo de la inteligencia, es recibido en audiencia privada por el Papa San Juan Pablo II quien quería saber en qué consistía los programas del desarrollo de la inteligencia. Sobre este punto de la fe y la inteligencia mi papá una vez me dijo que el programa del desarrollo de la inteligencia era predicar el Evangelio ya que se trataba de la primera obra de misericordia espiritual que consiste en “enseñar al que no sabe”. Igualmente para ilustrar la relación entre la fe y la inteligencia, voy a relatar lo que me contara mi amigo, Manuel Polanco Fernández, quien me relató lo siguiente:





En 1983, yo vivía en Washington, D.C. por el posgrado que hice en Georgetown, y me enteré que tu papá dictaría una conferencia importante en esa capital. Evidentemente no me la podía perder y allí estuve, orgulloso de ser venezolano al oír una excelente disertación de mi querido Luis Alberto, acerca de la enseñanza de la inteligencia. No recuerdo cuál era el auditorio, pero sí que era grande, y que estaba repleto de gente, incluso muchas personas de pie. Al final, luego de un prolongado aplauso se inició el período de preguntas y un señor se levantó y preguntó algo más o menos así: 

“Muy interesante su exposición Sr. Machado, pero explíqueme ¿cómo van a hacer en Venezuela y en otros países latinoamericanos cuando logren tener pueblos más inteligentes pero que por ser más inteligentes van a comenzar a cuestionar la fe católica?” 

Tu papá le respondió de inmediato: 

“No va a haber ningún problema porque yo no tengo ninguna duda de que creer en Dios es ser inteligente”.

El auditorio se cayó a aplausos, más fuertes y más prolongados que los que le dieron cuando terminó su conferencia. Fue una gran satisfacción''. Fin de la cita





XI-Luego de la muerte de mi papá, Carolina Jaimes Branger en su artículo titulado ''El sempiterno optimista'' escribió lo siguiente:
''Cuando Luis Herrera Campíns llega a la Presidencia, crea el Ministerio para el Desarrollo de la Inteligencia y Luis Alberto Machado pudo dedicarse a divulgar sus técnicas en Venezuela y el mundo. Sus teorías fueron puestas en práctica en Israel, Costa Rica, Chile, Corea del Sur y China. En esta última, el ministro de Educación JianNan-Xiang declaró que “China Popular apoyará la candidatura de Luis Alberto Machado al Premio Nobel de la Paz”. 
Fue invitado a dar charlas en cientos de países. La revista Newsweek le dedica un artículo completo, donde el laureado periodista Varindra Tarzie Vittachi escribe: “el ministro venezolano puede estar ofreciendo el regalo más importante de los países del sur al resto del mundo, desde que los árabes crearon el cero y en la India inventaron el ajedrez”.
XII-En 1988 mi papá es nombrado jefe de campaña del candidato Eduardo Fernández, quien compitiera contra Carlos Andrés Pérez. Su gran amigo, compadre Con lo de ''El Tigre'', Copei sacó la mayor votación de toda su historia.





XIII-“En 1993 fue candidato independiente. Su lema fue “Vota Pepsi”. Sus colores: Pepsi. Y su logo parecido al de Pepsi. Sí, Pepsi, usaba esos colores y ese logo en lo que se habían gastado sumas cuantiosas. Él sin muchos recursos para su campaña podía apoyarse en esas campañas publicitarias. ¿Otra locura o genialidad de LAM?  ¿Por qué te lanzaste le pregunté un día? Y me respondió que porque uno se arrepiente, no por las cosas que hace, sino por las que deja de hacer.  Y desde ese momento comienza a usar su uniforme preferido: camisa blanca, corbata roja y pantalón azul. Gana por segunda vez la presidencia de la república el Dr Rafael Caldera”. Fin de la cita





Lo anterior es cita textual de mi hermana Mercedes Machado de White en el homenaje que le hicieron en el IFEDEC, a poco tiempo de haber fallecido, en dicho homenaje develaron una placa con la foto de mi papá. IFEDEC significa Centro de formación demócrata cristiana, presidido por Eduardo Fernández. 





Al nombre de IFEDEC le añadieron el nombre de Arístides Calvani, quien fue canciller los 5 años en el primer gobierno del Dr Rafael Caldera, compañero de gabinete de mi papá los 5 años y también gran amigo de mi papá. Al momento de escribir estas líneas se están conmemorando los 100 años de Arístides Calvani.
XIV-“Él dejó la semilla para que otros, incluyéndome, sigamos buscando repuestas y ojalá muchos de nosotros podamos superar y morir jóvenes lo más tarde posible. Quiero concluir este homenaje dándoles la misma esperanza que él me dio y cierro con esta conversación que tuvimos a los tres años de su enfermedad.

Papi: ¿Tú crees que existe el Cielo?  Él Responde: Sí

¿Dónde está?   Él responde: donde está Dios   

¿Y dónde está Dios? Él responde: en el cielo

¿Y cómo sabes que es verdad que hay Cielo y hay Dios? Él Responde: Porque Dios me lo dijo

¿Y quién es Dios?   Responde: Jesús 

Pero este cuento lo ha podido echar un loco que dijo que vino y se convirtió en hombre, se murió, se fue al Cielo y volvió a los tres días: Él Responde: Sí, es tan monumental que parece una locura. Solo Dios puede

En ese momento se sonrió con picardía.

Y entonces, si parece una locura, ¿por qué crees? Él Responde: Porque todo lo que hizo, solo Dios lo hace, no puede ser otro.





¿Y tú crees que vas a ir al Cielo? Él Responde: Yo sí

¿Por qué lo crees? Él Responde: Porque siempre he hecho cosas buenas para llegar al Cielo

¿Y eres Feliz?: Si, soy Feliz, estoy mejor que nunca 

¿Y tienes miedo?: Él Responde: No hijita, ninguno

En ese momento me reiteró mi fe, no podía ser de otra forma. 

Y le contesté:   Papi: Gracias a ti, yo también sé que Dios existe 

Y hoy en este homenaje te digo: Papi no es un adiós, sino un hasta luego, sé que algún día nos veremos y disfrutaremos juntos la eternidad. Fin de la cita. Estas palabras las dijo mi hermana Mercedes en el mismo acto que en el punto anterior citamos en el IFEDEC. Mercedes comenzó citando la frase que decía mi papá, que es la siguiente: "Quiero morir joven lo más tarde posible”.

Mi papá escribió el libro “Canto a Dios” en el que refleja su gran fe y amor a Dios que le reflejó a mi hermana Mercedes en la conversación entre Mercedes y mi papá que mi hermana comentó. 





(Foto en la que aparecen mi papá y mi hermana Mercedes)
XV- Mi papá sufrió de Alzheimer, algo que mucha gente no entendió y que todavía tampoco entiende. ¿Cómo una mente tan ordenada, tan metódica, tan ejercitada, tan disciplinada, pudo haber sufrido de Alzheimer?

Me puse a estudiar el tema y descubrí que por ejemplo también sufrieron de Alzheimer, el ex presidente Ronald Reagan, el actor Charton Heston, la ex primer ministro Margaret Thatcher, el genial caricaturista Pedro León Zapata, el gran compositor Simón Días, el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y Don Adolfo Suárez, ex presidente del gobierno español con 





quien tuvo trato y hasta hizo amistad, ya que cuando en 1979, cuando el ex presidente Luis Herrera Campins lo nombra ”ministro de estado para el desarrollo de la inteligencia”, Adolfo Suárez era el presidente del gobierno español y en consecuencia, vino a la toma de posesión de Luis Herrera, presidiendo la comitiva oficial española  (mentes tan ordenadas, metódicas, ejercitadas y disciplinadas como las anteriores también sufrieron dicha enfermedad) . 





Por lo tanto, mi papá se entrevistó con Don Adolfo Suárez para explicarle en qué consistirían las funciones del nuevo despacho.

Ya Adolfo Suárez enfermo, el rey emérito Juan Carlos lo va a visitar a su casa. Al ver al rey, Adolfo Suárez le pregunta:

“-¿Y tú quién eres?”

 “-Gilipollas.  Yo soy el rey, tu amigo…”.

Luego, el hijo de Don Adolfo Suárez, saca una foto, donde están ambos de espaldas. Su hijo se llama también Adolfo).Bien hicieron en ponerle su nombre al aeropuerto de Barajas, en Madrid.





Mi papá y Adolfo Suárez, tuvieron cosas en común. Ambos nacieron en el año 1932. Ambos concebían la política, como caballeros, ambos siempre buscaron la concordia. Por algo pusieron en la lápida de la tumba de Adolfo Suárez lo siguiente:

“La concordia fue posible”.
XV-Para mi papá, el optimismo consistía en ver al futuro y no solo al pasado, que el pasado era solo para aprender de él, viendo las experiencias que comúnmente llaman ''negativas'', no como fracasos sino como aprendizajes y también dijo que se era joven en la medida que se tenía la capacidad de soñar. Un día me dijo que había jóvenes de 80 años y viejos de 18 ya que había gente de 80 años que soñaba y gente de 18 años que no soñaba.

Por lo anterior, una vez parafraseó a Calderón de la Barca, quien dijo que ''la vida es sueño''. En consecuencia mi papá dijo lo siguiente: ''los sueños son vida''. Mi papá consideraba que la juventud se medía por el optimismo. También decía que ser joven no depende de la edad sino de la actitud optimista que se tuviera ante la vida y que dicha actitud optimista consistía en buscarle el lado positivo que las cosas tenían.

Podemos decir con toda propiedad, que aun en medio del Alzheimer, mi papá murió siendo optimista, porque ni siquiera el Alzheimer, pudo con su optimismo. El Alzheimer no le pudo quitar lo que estaba en el ''disco duro'' de su cerebro, que era el optimismo. Y por eso muchas veces dijo lo siguiente:

''Los problemas se resuelven''. ''Los sueños se realizan''.

Su optimismo lo llevaba a repetir unas frases que lo ayudaban mucho sobre todo en momentos difíciles y que son las siguientes:

“Todo pasa y esto también pasará” (sacada del cuento “El Anillo del Rey”)

“Llueve y escampa” (Carlos Andrés Pérez)

Mucho citaba la famosa frase “Nada te turbe, nada te espante” de Santa Teresa de Jesús, Santa Teresa de Ávila, de cuya santa, al igual que de San Pablo y de Santo Tomás de Aquino, era devoto y lector acérrimo de los escritos de los tres antes citados y que mucho influyeron en su vida (se leyó completa la Suma Teológica, las obras completas de Santa Teresa y todas las epístolas de San Pablo):
Las cosas malas pasan, las cosas buenas perduran.  Muchas veces, cuando le contaba determinadas situaciones angustiosas a mi papá, me repetía lo siguiente:











Igualmente me repetía la siguiente frase :

“La luz resplandece en las tinieblas” (Juan 1: 5).

De San Pablo solía repetir lo siguiente:

 “Todo lo puedo en Aquel que me conforta”. Filipenses, 4: 13

”Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?”. Romanos, 8: 31.

La idea de “la revolución de la inteligencia” la sacó mi papá de Santo Tomás de Aquino:

Santo Tomás de Aquino dice que ''nada existe en el intelecto que no haya existido antes en los sentidos”. De esta frase partió mi papá para concluir que el camino a la inteligencia son los sentidos, que la inteligencia no se hereda sino que se desarrolla a lo largo de la vida, que no es innata, sino que es aprendible y desarrollable.





Vamos a citar el libro El Derecho a ser Inteligente:

 “Cuando el cerebro se forma en el vientre materno, no hay allí ni una sola idea.
El hombre llega a la vida sin poseer ningún pensamiento y es incapaz de producirlos si no ha tenido alguna experiencia sensorial previa.

''Nada existe en el intelecto que no haya existido antes en los sentidos''.

Todas las ideas tienen su origen en los sentidos.





Sin ellos, el intelecto es un ''papel en blanco’’.

Nadie comienza a pensar espontáneamente; tampoco en el mundo de las ideas surge nada por generación espontánea.

El cerebro tiene que aprender a dar significación a los estímulos que recibe.

Podría ser definido como el órgano que aprende.

Y antes de aprender no tiene ninguna inteligencia.





Solo, una potencialidad en la que, en un principio, no hay nada sino eso: potencialidad.
Todo lo demás es adquirido”.

Fin de la cita. El Derecho a ser Inteligente. Editorial Seix Barral. Barcelona, España. 1978.

Mi papá rezaba la siguiente oración de Santo Tomás de Aquino:

"¡Oh inefable Creador nuestro, que con los tesoros de tu sabiduría formaste tres jerarquías de ángeles y las colocaste con orden admirable en el empíreo cielo, y distribuiste las partes de todo el universo con suma elegancia!





Tú, Señor, que eres la verdadera fuente de luz y de sabiduría y el soberano principio de todo de todo, dígnate infundir sobre las tinieblas de mi entendimiento el rayo de tu claridad, removiendo las dos clases de tinieblas en que he nacido: el pecado y la ignorancia.
Tú, que haces elocuentes la lengua de los infantes, instruye mi lengua y difunde en mi labios la gracias de tu bendición.  

Dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y abundancia para hablar.  Dame acierto al empezar, dirección al progresar y perfección al acabar. 
¡Oh Señor!, que vives y reinas, verdadero Dios y hombre, por los siglos de los siglos.  Amén".
XVI-Existe la página web Luis Alberto Machado, realizada por la colaboración, generosidad y ayuda de nuestro incondicional amigo, el psicólogo peruano, Dr Elber Bravo. Dicha página web tiene el siguiente link: 


Al abrir el link se podrá acceder a fotos, a videos, a conferencias, a discursos, a opiniones, frases y dichos de Luis Alberto Machado, a los libros escritos por Luis Alberto Machado y mucho más (los libros están en la sección Biblioteca LAM).










(Fotos en la que aparecen mi papá y el Dr Elber Bravo)
XVIII-Escribimos estas líneas a pocos días del 23 de febrero de 2018, fecha en que se conmemora el segundo aniversario de la partida de mi papa a la casa del Padre (fallecimiento). El presente escrito es un homenaje a su memoria. Vamos a finalizarlo con una frase que mi papá decía con frecuencia, una frase de su propia autoría: 

“Todas las mañanas son nuevas”.





LUIS ALBERTO MACHADO SANZ
Abogado
@caballitonoble